Los mercados de bonos parecen desbocados, sube el riesgo país, aumenta la tasa de interés, el Banco Central debe intervenir en el mercado de futuros de dólar para intentar quitarle volatilidad a la cotización de la divisas, y la población gana en incertidumbre y angustia por el impacto de esos movimientos que le resultan incomprensible pero que saben que terminan en aumento de los precios y menor capacidad de compra.

El ex viceministro de Economía y ex rector de la Universidad del CEMA, Carlos Rodríguez, comparte el malestar que observa en gran parte del electoral, no sólo de la oposición, sino también de los “desencantados” que esperaban un cambio con la gestión de Mauricio Macri.Y consideró que “la teoría de que viene el demonio lo que hizo fue generar pánico de los inversores del exterior, por eso huyen de los bonos de la deuda argentina y compran dólares, provocando una nueva corrida cambiaria, que puede derivar en una crisis financiera, si los depositantes locales se quieren ir al dólar para proteger sus ahorros”.

Así lo manifestó primero a través de una cadena de tuits:

Ver imagen en Twitter

Y en una excepción, después de haberse negado a otras entrevistas, porque está preocupado por la situación actual, “porque se está cumpliendo lo que venía anticipando desde hace años, que la crisis financiera vendrá desde afuera, porque no se ve gente haciendo cola en los bancos para comprar dólares porque no hay pesos, y no hay tipos de cambio múltiples; y además hay diferencia de $2 entre compra y venta, por eso no hay lugar para los minoristas”, Rodríguez accedió a hablar con Infobae por vía telefónica.

– ¿Cómo se puede explicar la nueva corrida contra el peso y el salto del Índice de Riesgo País? 
– El desbarranque de los bonos es patético, y pese al diferencial de tasas con el resto del mundo no debería ocurrir, porque pese a que el Bonar 24 tiene amortización en 15 días y está la plata para pagarlo, la desconfianza es muy fuerte, y no se puede comparar con los bonos argentinos de corto plazo, cayó fuertemente.

– ¿Cree que la redolarización de carteras de los fondos internacionales es finita, el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, la estimó en no más de USD 8.000 millones, y por tanto se podría contener con los USD 9.600 millones que le autorizó el Fondo a vender a la Tesorería?
– Somos demasiados chiquitos para hacer sintonía fina y demasiados complejo, y eso hay que tomarlo en cuenta. Veo que se ha colmado la paciencia. Estas cosas que están pasando responde a 2 mercados, el internacional que es la deuda que tomó el gobierno de Macri que no podrá pagar, porque es el propio Gobierno el que está generando incertidumbre;  no si Cristina Kirchner no va a pagar, que nunca lo dijo, y no lo sé. Debiera decir al revés, por eso están jugando con fuego.

 ¿Por qué?
– Porque Jaime Durán Barba no entiende la Teoría de los Juegos de John Nash. Cuando en economía se ataca al enemigo provoca el anticipo de la crisis. La gente, el pueblo, el 80% de los votantes no sabe de economía, por eso lo que está sucediendo en los mercados de bonos y dólar es culpa de Mauricio Macri, porque su mensaje de anunciar que sino es él es el demonio, le juega en contra. Atacar a los supermercados, porque remarcan los precios o no ofrecen todos los productos, le suma votos; pero a los fondos de inversión del exterior le genera una reacción en contra. Cristina está callada y aprovecha la desconfianza que crea el Gobierno.

– ¿El escenario es tan grave?
– No. Cristina no es tan mala. Los políticos hoy son más inteligentes. No la conozco a la ex presidente pero todos aprenden; no creo que sea buena, pero de ahí a que es el demonio y que nos puede convertir en Venezuela nos juega en contra. Por eso creo que es ridículo vender la política del odio. En lugar de gobernar Macri está generando miedo y odio, cuando se gobierna con ideas.

Eso está provocando retiro de fondos internacionales que tienen plata en la Argentina. Y hay que entender que hay 2 tipos de acreedores: los extranjeros que están aterrorizados, y los locales que tiene Letes y colocaciones a plazo fijos. Estos han empezado a asustarse, y son los que no hay que infundirle temor, porque sino se va a un Plan Bonex (N. del Editor: se bautizó así al canje compulsivo de depósitos a plazo fijo en pesos a 7 días por un bono en dólares a 10 años de plazo).

– ¿Usted ve un escenario de default, no pago de la deuda?
– Hay que tener en cuenta que una cosa es el default, no pagar, y otra la reestructuración de los plazos fijos, como fue el Plan Bonex. No digo que haya que hacerlo, se dice como quien ve que se viene más inflación. Si se va reestructurar no se debería leer como cesación de pagos, que sería volver al 2002, sino un cambio de plazos. Hay muchos bonos locales de corto plazo, y muchos están con colocados entidades públicas, por tanto una reestructuración no sería un default, ni Cristina, ni Macri, ni Lavagna hablaron de eso.

– ¿Y en el caso del Fondo?
– El FMI es el tercer acreedor, con quien también habrá que reestructurar los vencimientos. Siempre se hizo en anteriores acuerdos, con nuevos acuerdos, con otro stand by, eso no es caer en default. Y no se va a reestructurar a una tasa de 20% anual como está la tasa hoy.

– ¿Qué debería hacer el presidente  Macri para intentar revertir la crisis cambiaria?
– Macri se está jugando a plantear un escenario en contra para que lo voten, pero faltan seis meses y le está saliendo mal, por eso tendría que dejar de ser candidato. Lo digo como ciudadano no como economista; no sirve para dirigir los caminos del país, y menos la economía. Veo que María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta son buenos, pero para ganar en Buenos aires y en la Ciudad de Buenos Aires, por eso sacarlos para que sean candidatos a la presidencia sería ridículo, porque sería perder los dos distritos grandes del PRO y también la presidencia, porque en ese escenario y dada la situación política y social, deberán competir contra todo el peronismo unido. Soy economista, no político, por eso lo mejor que podría hacer el Presidente es cuidar el futuro del PRO.

– El mercado se calmó sobre el cierre, al parecer intervino el Banco Central en la plaza de futuros de dólar. ¿Comparte esa política? 
– Eso está mal porque indica que no tienen política, por lo que no se va arreglar el problema de fondo.

– ¿Cree que habría que pedirle flexibilidad al FMI para que autorice al Tesoro a vender los USD 9. 600 millones del último desembolso del acuerdo stand by para que intervenga en el mercado de cambios sin límite diario, que se fijó en USD 60 millones, con un máximo de USD 1.200 millones por mes?
– Esos fondos son para pagar gasto corriente del Tesoro, por tanto no son un instrumento de regulación monetaria por el que se pueden absorber pesos del mercado. De ahí que pedirle al FMI que autorice que se vendan los dólares de su préstamo para regular el mercado de cambios, lo que haría es permitir que se vayan los capitales a un tipo de cambio más barato, y luego, cuando finalice ese proceso volvería a subir, lo que generaría un efecto que llamo “Vanoli al cuadrado”. Hoy se podrá dominar el mercado con plata que no tiene, por es eso creo que esto no termina bien.