La serie nominal de la cantidad de trabajadores en blanco en todo el país volvió a subir en mayo, tras la baja estacional que sufrió en abril. En la serie desestacionalizada el indicador acumuló 16 meses consecutivos de incremento respecto del mes previo, mientras que en comparación con un año antes anotó una suba de 1,5%, la tasa más alta de los pasados 15 meses, informó José Anchorena, subsecretario de Estadísticas, Estudios y Políticas Laborales del Ministerio de Trabajo, en conferencia de prensa de la que participó Infobae.

El relevamiento mensual del Ministerio de Trabajo, sobre la base del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) que comprende al total de asalariados del sector privado, administración pública nacional y los estados provinciales que transfirieron sus cajas previsionales al sistema nacional, además de los trabajadores independientes, monotributista social, y los ocupados que aportan a las cajas no transferidas, como Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, entre otras, más los de las fuerzas armadas y de seguridad, sumaron 12,11 millones de personas.

“Se trató de un nivel que se ubicó entre los más altos de la serie histórica, junto con el de diciembre de 2016, aún excluidos los 390.200 monotributista social”, aseguró José Anchorena.

El desagregado por modalidad ocupacional mostró en el mes, en la serie corregida por estacionalidad, que “el sector privado generó 22.200 empleos netos, con una relación de poco más de dos por uno con los puestos en el sector público, que incorporó 9.700 personas, principalmente en provincias“, dijo el funcionario. En términos relativos, ambos sectores acusaron en el mes sendas subas de 0,3 por ciento.

Destacó Anchorena que “en los primeros cinco meses de 2017 por cada 10 empleos privados se crearon sólo 4 en el sector público, marcando un claro contraste con lo sucedido en igual período de 2012 a 2015, que había sido 10 por cada 15; y se equiparó en 2016”.

De todas formas, si consideran los empleos privados asalariados, esto es si no se incluye en la relación a los que se desempeñan como monotributista puro, ni en casas particulares, ni autónomos, en mayo último la relación de creación de puestos netos fue de 10 por cada 10 en la administración pública.

Sin embargo, en comparación con un año atrás la relación entre privados y sector privado se mantiene retraída: 10 por cada 14, cercana al promedio del cuatrienio previo al cambio de gobierno.

Perspectivas de consolidación de la creación de puestos

Más allá de esas acotaciones, José Anchorena destacó que las perspectivas son auspiciosas para el mercado de trabajo, porque “el ritmo de creación neta de empleos fue en mayo equivalente a más de 360 mil por año, un número que supera las 250 mil personas que se deberían incorporar por el crecimiento vegetativo de la población”.

Además, abona esa expectativa el resultado de la Encuesta de Expectativas Laborales correspondiente a junio: 0,2% en comparación con el nivel de mayo; y 0,8%, respecto de un año atrás”. Fue el resultado de una tasa de entrada de 2,1%, dos décimas más de puntos porcentuales respecto de la tasa de desvinculaciones.

También resaltó el subsecretario de Estadísticas, Estudios y Políticas Laborales, que “los datos de actividad son alentadores como para esperar que se mantenga la creación neta de empleos a un ritmo superior al esperado crecimiento vegetativo de la fuerza laboral”, eso significa que de mantenerse la reactivación de la industria y de la economía en su conjunto, comenzará a bajar la desocupación y con ello del nivel de pobreza.