“Pensé que íbamos a hablar en serio pero el Presidente sigue mintiendo y diciendo disparates. No lo sabe pero el presupuesto educativo cayó desde el 2015 hasta hoy un 40%. En ciencia y tecnología cayó un 43%. Si tanto ve ahí el futuro Presidente apueste un poco más. Sólo lo dice, no lo hace”, dijo ayer Alberto Fernández, el candidato del Frente de Todos en el debate presidencial que se realizó en Santa Fe.

“Ay presidente, ay presidente, los abuelos no tienen celulares, no pueden pagarlo. Si le preocupa la salud le cuento que el 23% del presupuesto de la salud cayó”, se mostró indignado Fernández. “Para los usureros todo, para la salud de la gente nada”, criticó hacia el final del debate.

Desde los equipos técnicos del Fernández le explicaron a Infobae que para la comparación se usaron datos de 2015 correspondientes a la cuenta de inversión presupuestaria, mientras que para 2019 se tomó la información del proyecto de Presupuesto 2020. “Es el gasto por finalidad de función de la Administración Pública Nacional, deflactado por el IPC (el índice de precios al consumidor del Indec). Estimado para 2019 una inflación de 53%”, detallaron.

Así, los datos que redondeó Fernández mostrarían caídas de 27,51% para Salud; 39,92% para Educación; y 43,46% para Ciencia y Tecnología. Los gastos de deuda, en tanto, crecieron en el período un 69,76 por ciento.

Qué dicen los datos del Ministerio de Hacienda

Según las estadísticas oficiales de ejecución presupuestaria a 2015, procesadas por la ASAP (Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública), y lo previsto a ejecutar en 2019, según las pautas del Presupuesto 2020, el gasto a cargo de las carteras de Educación y Ciencia y Tecnología (estaban separadas hace 4 años) pasó de $79.220,8 millones (5,5% del gasto total) a $229.326,2 millones (5,2% del gasto total); subió en valores nominales 189,5%, pero ajustado por una tasa de inflación acumulada que se prevé a fin de diciembre próximo en 300%, implicó una baja real de 27,6 por ciento.

Significaría casi 12 puntos porcentuales menos que lo afirmado por el candidato a presidente por el Frente de Todos.

En tanto, desde Chequeado sostuvieron que “entre los años 2015 y 2019, de acuerdo con los últimos datos oficiales del Ministerio de Hacienda de la Nación, el presupuesto destinado a educación se reduciría un 36% en pesos constantes de 2018 (es decir, considerando la inflación), según un informe publicado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec)”.

Mientras que el Presupuesto para Salud y Desarrollo Social que ahora aparecen unidos pasó de $116.595,8 millones (8,1% del total), se elevaría a 2.131.286,1 millones (48,2% del total), se multiplicaría por 18, por efecto de la ampliación de la Asignación Universal por Hijo a los niños de padres monotributistas y autónomos, principalmente, subiría 357% en términos reales.

Cabe destacar que si bien los adultos mayores destinan un alto porcentaje de su presupuesto mensual a la compra de medicamentos y gastos de la salud, en general están altamente bonificados, al punto que la Encuesta Nacional de Gasto de los Hogares del Indec para el período noviembre 2016 a 2017 lo estimó en 9,5% para los hogares con un adulto mayor a 65 años, y sube a 14,2% en los casos con 2 o más adultos mayores en el grupo familiar.

Alberto Fernández señaló: “Presidente, si le preocupa la salud, le cuento que el presupuesto en su gestión cayó un 23%”. Chequeado informó que según los datos oficiales “el presupuesto ejecutado en el área de salud se redujo 22% durante la gestión de Mauricio Macri. Se trata de una caída real, es decir que tiene en cuenta la inflación durante el período 2015-2019”. Luego aclara que “todos los años de la gestión Macri el presupuesto para la función salud fue aumentando en términos nominales; sin embargo, la inflación siempre fue más alta que esas subas”.

De todas formas, conviene tener en cuenta que la interpretación de los números de los presupuestos comparados en un período de 4 años puede dar lugar a varias interpretaciones, sobre todo en contextos inflacionarios tan fuertes; porque no todos los rubros están atados a la variación del promedio de precios de la economía, sino también al tipo de cambio, y las necesidades sociales que provoca una coyuntura recesiva.

En tanto, el pago de intereses de la deuda pública se incrementó 68% en términos reales, en línea con lo dicho por Fernández, pero el candidato no dijo que en 2015 el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner no había podido salir del default, fenómeno que le impidió pagar todos los compromisos financieros, para evitar el embargo de los fondos por parte de la justicia de los EEUU, a cargo entonces del juez Thomas Griesa.

Sin embargo, desde los equipos técnicos del candidato Alberto Fernández, analizaron los datos de esta nota y observaron: “el análisis de las estadísticas del Presupuesto por jurisdicción y su comparación entre lo efectivamente ejecutado en 2015 y lo previsto que se terminará ejecutando en 2019 surgen diferencias derivadas de tomar datos por jurisdicción y no el correspondiente al gasto total en las funciones aludidas en el debate” de anoche. Y por otro lado señalan: “existe riesgo de comparar datos no comparables cuando hubo cambios en el organigrama como los observados entre 2015 y 2019 (donde Salud y Ciencia y Tecnología se convirtieron en Secretarías de Estado, por ejemplo)”.

“Respecto de la diferencia entre 2015 y 2019 y la variación calculada en la nota, la diferencia entre el 27% y el 36% que señalamos con los datos de Cippec puede deberse al punto de referencia y no a un error de calculo”.

Sobre esa base, Infobae recalculó las variaciones de los gastos en esas jurisdicciones, y obtuvo que la partida destinada a Educación se contraería en 16,6% en términos reales, pese a que aumentó su incidencia en el Presupuesto total de 4,9% a 5,3%; mientras que en Ciencia y Tecnología se incrementó 30,4% real; en Salud 18,9%, también por sobre una tasa de inflación acumulada, según el empalme del Indice Congreso del período 2016 con el nuevo cálculo del Indec desde 2017, y estimaciones del REM para septiembre a diciembre de 2019, de 300%. Y en Desarrollo Social declinó 69% real, al parecer por el efecto de la delegación en la Anses de la función de la distribución de partidas para el pago de la AUH.

Y si bien los proyectos de presupuesto de gastos y recursos son presentados por el Poder Ejecutivo, no se debe soslayar el fenómeno que es el cuerpo legislativo el que lo debate y aprueba, y que en los últimos 4 años ha tenido mayoría de legisladores alineados con la principal fuerza de oposición del Gobierno.