El organismo recaudador confirmó el anticipo de Infobae de dos días atrás para combatir la informalidad. Beneficio para los sectores de menores ingresos.

Desde el 1 de julio todos los comercios minoristas deberán disponer de un POS, porque tendrán que aceptar todos los medios de pago
La medida regía desde el 15 de julio de 2016 cuando se otorgó un beneficio tributario para los sectores de menores ingresos, pero nunca se fiscalizó con rigor. Ahora, la Administración Federal de Ingresos Públicos dispuso avanzar con criterios inductivos y luego de recomendación, de que inicialmente todos los comercios, restaurantes y hoteles acepten de sus clientes el pago con tarjeta de débito bancario.

A través de la Resolución 3997 publicada hoy en el Boletín Oficial, Alberto Abad, ratificó lo adelantado dos días antes a un grupo de periodistas, entre los que estaba Infobae, de exigir que en un trimestre todos: “los contribuyentes que realicen en forma habitual la venta de cosas muebles para consumo final, presten servicios de consumo masivo, realicen obras o efectúen locaciones de cosas muebles, deberán aceptar como medios de pago las transferencias de pago instrumentadas mediante tarjetas de débito, tarjetas prepagas no bancarias u otros medios de pago que el Poder Ejecutivo Nacional considere equivalentes, excepto en las situaciones allí previstas.

Sobre esa base, y a los efectos de facilitar el camino hacia la formalización plena de la economía, con menos uso de dinero en efectivo, y un mayor uso de instrumentos alternativos y más seguros, la AFIP estableció un cronograma de incorporación del POS según el monto de la facturación en 2015 y sector de actividad.

Hacia marzo de 2018 todo el que opere con el consumidor, sea comercio, restaurante, hotel, profesional o monotributista, deberá aceptar el pago de su venta de bien o servicio con débito bancario
En la AFIP consideran que hacia marzo, de 500 POS instalados se podría pasar a unos 700 mil, y mejorar por la vía de reintegro de impuestos el presupuesto de los sectores más vulnerables.
Alberto Abad: “Hoy hay unos 500.000 POS en uso, mi meta es que en un año se sumen otros 200 mil”
Entre los diversos incentivos regulados para alentar la rápida adaptación al cumplimiento de la norma, el organismo dispuso reducir a la mitad la alícuota de las percepciones de los Impuestos a las Ganancias e IVA, mientras que las proveedoras de POS bonificarán el costo de instalación y uso de esos equipos.

El administrador federal de Ingresos Públicos destacó que “quienes no cumplan con el cronograma de adhesión obligatoria al uso del POS con tarjeta de débito podrán sufrir multas de $300 a $30.000 y la clausura del establecimiento de 3 a 10 días, en los casos de hechos graves y reincidencia”.
También deberán comenzar a utilizar el POS los trabajadores profesionales, autónomos e incluso los monotributistas, en todos los casos por la venta de servicios y bienes muebles al público en general, no empresas que se guían por el régimen general de impuestos.
Hacia marzo de 2018 todos los profesionales, autónomos y monotributistas que operen con el público deberán contar con un POS para aceptar el pago con tarjeta de débito bancaria
Con esta acción la AFIP aspira a que se reduzca sostenidamente el nivel de informalidad de la economía, para que más paguen impuestos y de ese modo se pueda avanzar con la política del Gobierno de reducir la carga tributaria total.

Destacaron en el organismo recaudador que “los consumidores podrán denunciar a los comercios que no acepten el pago con tarjeta de débito, a través de un llamado telefónico a la AFIP, por internet y desde abril por medio de un aplicativo que se habilitará para usar desde cualquier medio electrónico”.

Por Daniel Sticco