Por segundo mes consecutivo y 15 en los pasados 16, los recursos tributarios tuvieron en octubre un aumento inferior a la tasa de inflación, al sumar $446.172 millones, un 42,8% más que un año antes, mientras que las estimaciones privadas de alza de los precios se ubican para los últimos 12 meses en torno a 52% a 54 por ciento.

En la habitual conferencia de prensa, de la que participó Infobae, el director de la AFIP Leandro Cuccioli anunció que los recursos impositivos subieron 38,1%; los aduaneros, vinculados con el comercio exterior, 126,5%; y los de la Seguridad Social 27,3, en todos los casos en comparación con un año antes.

Una vez más quedó de manifiesto cómo la devaluación y consecuente aceleración de la inflación y más recesión han conspirado contra el desempeño de la recaudación tributaria, en parte porque esos factores debilitaron al extremo la generación de riqueza y el consumo de las familias, y en parte porque deterioró aún más la capacidad de pago de los contribuyentes.

De ahí que una vez más la AFIP dispuso extender la adhesión a los planes de facilidades de pagos de las deudas impositivas a las pymes, no sólo las muy atrasadas, sino también las corrientes, los aportes, contribuciones y saldos de IVA y Ganancias hasta el último día del corriente año.

“El incremento de la recaudación de IVA se vio atenuado por la eliminación la alícuota en los productos de la canasta básica alimentaria y por mayores compensaciones netas realizadas desde IVA, hacia Ganancias, Combustibles y otros impuestos, sin ese efecto hubiese aumentado mucho más”, dijo Cuccioli.

Del mismo modo, el director general de la AFIP dijo: “El impuesto a las Ganancias aumentó 25,4%; el mes pasado operó el ingreso del segundo anticipo de personas humanas; la disminución de la tasa del impuesto para las sociedades (del 35% al 30%) redujo los ingresos por anticipos en unos $2.000 millones. Además, ingresaron menores recursos debido a la baja del impuesto para los empleados en relación de dependencia por el incremento del mínimo no imponible y la deducción especial y el reintegro de la segunda cuota por las diferencias a favor generadas por esta modificación. También, por la reducción del 50% de los anticipos de los trabajadores autónomos”.

De ahí que Leandro Cuccioli sugirió mirar más lo percibido por el impuesto a los débitos y créditos en cuenta corriente, no tanto porque aumentó 58%, con un día hábil más respecto del año anterior, sino porque restado ese efecto hubiese crecido 50,8%, apenas 1 o 2 puntos menos que la tasa de inflación.

En los impuestos a la Seguridad Social, la recaudación aumentó 27,3%. En este rubro, por la reforma tributaria, dejaron de ingresar unos $2.800 millones; también hubo menor recaudación por la bonificación por parte del Estado del total de los aportes personales devengados en agosto a los trabajadores en relación de dependencia, que posibilitaron mayor ingreso de bolsillo, hasta un máximo de $2.000 por asalariado.

En el comercio exterior, los Derechos de Exportación aumentaron 176,1%, por la suba del tipo de cambio, el Derecho de Exportación Adicional de $4 a los productos primarios; y $3 a los Servicios y productos manufacturados. En tanto, los Derechos de Importación mostraron un incremento de 66,2%, por el incremento interanual del tipo de cambio y de la alícuota de la tasa de estadística para las destinaciones definitivas de importación para consumo.

En los primeros 10 meses de 2019 los recursos tributarios ascendieron a 4,06 billones de pesos; 46,8% más que en igual tramo del año anterior.