La presentación en conferencia de prensa del resultado de las finanzas públicas en septiembre, en el que resaltó que se acumularon 27 meses con crecimiento de los recursos fiscales a una tasa superior al aumento del gasto primario, antes del pago de intereses, fue el escenario que eligió el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, junto a su equipo de asesores para responderle, sin mencionarlo, al principal candidato de la oposición sobre la variación de la deuda pública y la representatividad en términos del PBI.

En el debate de los candidatos a presidente de la Nación, el referente del Frente de Todos, Alberto Fernández, había dicho: “Cuando llegó al gobierno (Macri), la deuda externa era el 38% del PBI. Hoy es el 100 %. Eso fue lo que nos pasó”.

Pero Hernán Lacunza dijo: “A fines de septiembre la deuda pública total era de USD 314.618 millones, un 68% en términos del PBI. De ese total USD 115.871 millones se distribuía intrasector público; USD 73.000 millones con organismos de crédito multilateral; y USD 126.000 millones con el sector privado. Estos dos últimos representan el 43% del PBI“.

El ministro de Hacienda en ningún momento se refirió formalmente a dónde estaba la diferencia entre el 100% que afirmó Alberto Fernández y el 68% que presentó hoy. Solo atinó a explicar: “Nosotros creemos que la mejor manera es tomar el PBI en dólares promedio móvil de los últimos 4 trimestres”.

Con ese método se evita mostrar la sobrerreacción del indicador de deuda pública en dólares sobre el PBI en momentos en que ocurre un salto devaluatorio, como el que volvió a ocurrir tras el resultado de las PASO, cuando la cotización del dólar pasó de $45 a casi $60 en el mercado mayorista, porque se licuó, en valor equivalente interanual, de USD 489.321 millones que la Dirección de Cuentas Nacionales estimó para el segundo trimestre de 2019 a USD 388.300 millones tres meses después.

De este modo, para Hacienda, el PBI actual, promedio de los últimos cuatro trimestres, es de unos USD 462.673 millones, y sobre esa base estimó que “la deuda exigible por parte del conjunto de acreedores privados es equivalente a 43% del producto”.

Mientras que con el nuevo valor del PBI para el tercer trimestre, y que probablemente el candidato para el Frente de Todos tomó como referencia para convertir el PBI a dólares y licuarlo a USD 314.618 millones. Para llegar a la equivalencia de una deuda pública del 100% de esa referencia asumió una mayor tasa de caída trimestral de la actividad agregada, y un tipo de cambio más cercano al del dólar Bolsa o contado con liqui, que se ubica más cerca de $70 que de $58, que el que cotiza en el mercado mayorista.

El destino de los desembolsos del FMI

También el ministro de Hacienda le respondió a Alberto Fernández, sin mencionarlo, sobre el uso de los USD 45.000 millones que el Gobierno recibió desde junio de 2018.

“Los desembolsos no se usaron para el financiamiento de la salida de capitales: se utilizaron para el pago de vencimientos de la deuda con acreedores privados, e intrasector público, al cortarse el resto de las fuentes de crédito, y además se canceló deuda neta por USD 10.000 millones”.

Esa baja de USD 10.000 millones fue el resultado de la cancelación anticipada de un acuerdo de préstamo de un conjunto de bancos al Tesoro (REPO), el cual estaba garantizado por títulos públicos que fueron rescatados en la operación por ese valor nominal.