“Habitualmente la mayoría de las empresas no esperan modificar la dotación de personal en los próximos meses, situación que en los últimos períodos fue aún más relevante. En diciembre de 2019, el 93,1% de las compañías encuestadas dijo que espera mantener su nómina, una proporción que se ubicó por encima de los valores de la última década”, informó la cartera laboral.

De todas formas, la Encuesta de Indicadores Laborales dio cuenta de que el 6,9% de las empresas declaran que harán cambios en sus dotaciones. De ese total, el 3,8% prevé aumentarla y 3,1% estimó que disminuirá. De ahí surge un resultado neto expansivo para el 0,7% de los casos, reafirmando el punto de giro que se manifestó en el sondeo de opinión de noviembre.

Pese a esas proporciones tan reducidas, el informe del Ministerio de Trabajo reveló que la dinámica del mercado es sustancialmente mayor, al punto tal que en diciembre casi 1 de cada 4 empresas hicieron búsquedas de personal y obtuvieron un grado de respuesta positiva cercano a 90% en forma plena; 4,6% cubrieron los puestos en forma parcial y sólo 6% no logró el objetivo.

Mercado de trabajo muy heterogéneo

La expectativa de modesta recuperación del mercado laboral resulta auspiciosa, porque nuevamente ocurre luego de un cierre de 2019 en el que el empleo privado registrado del total de aglomerados que releva la Encuesta de Indicadores Laborales, tuvo una variación mensual negativa de 0,5%, y por tanto indicaría que el proceso de ajustes de la nómina ya habría encontrado su piso.

Y luego de un cierre de 2019 en el que la AFIP registró la disminución de casi 12.000 pymes, principalmente, y la baja de aportes a la Administración Nacional de la Seguridad Social por parte de unos 100.000 trabajadores.

La tasa de incorporación de personal a las empresas (tasa de entrada) alcanzó en diciembre al 1,5% del total, manteniéndose en un nivel bajo en relación a la serie histórica. Mientras que la tasa de salida llegó a 2%, siendo superior en 0,2 puntos porcentuales a la observada en noviembre, aunque fue similar a la registrada un año antes.

Los registros administrativos del Sistema Integrado Previsional Argentino (comprende Anses y cajas de jubilaciones del interior no adheridas) sumaron en noviembre 12.154.600 trabajadores, 23.400 menos que un año antes (0,2%), desagregados en 9,75 millones de asalariados (-1%) y 2,4 millones de ocupados por cuenta propia, creció 3,2 por ciento.

La recesión que afecta a la industria y a la construcción, y también al comercio en general, determinó que en esos sectores se concentraran las mayores tasas de baja del empleo asalariado.

La contrapartida de ese fenómeno fue la intensificación de las ocupaciones independientes, principalmente como monotributista y monotributista social, en condiciones de menor intensidad laboral y por tanto con ingresos menores al del promedio de los asalariados.