Buenos Aires, Argentina
12/08/2022, 8:44 am
Parcialmente Soleado
9°C
Sensación térmica: 8°C
Presión: 1020 mb
Humedad: 97%
 

Después de un singular aumento de los despidos y suspensiones en 2016, cuando con el cambio de gobierno se puso fin a diversas medidas populistas que poco habían hecho para reactivar los tres grandes agregados de la demanda, el consumo, la inversión y las exportaciones, el año siguiente se observó un punto de inflación a partir de mayo, aunque hubo que esperar hasta avanzado el tercer trimestre para que tanto los indicadores privados como los oficiales comenzaran a reflejar mejoras en el mapa laboral del país, tanto por provincia como por actividad.

Así surge del cierre de los datos de la consultora Tendencias Económicas, que sobre la base de las denuncias sindicales estimó que en 2017 los despidos se redujeron en un promedio del año en 30%, a un total de poco más de 50.000 personas.

Significó una disminución de unas 21.700 personas en comparación con el total del año anterior; aunque todavía manteniendo niveles sustancialmente mayores que el del trienio 2013 a 2015, donde pese al subibaja de la actividad productiva y comercial, el nivel de las cesantías sin causas se estimó en un rango de 15.000 trabajadores por año.

Esos valores resultaron alineados con la evolución de la cantidad de trabajadores registrados por el Sistema Integrado Previsional Argentino que informa el Ministerio de Trabajo.

También se contrajo el recorte de la jornada laboral

El relevamiento de Tendencias Económicas, la consultora que dirige el economista José Luis Blanco, y que lleva más de 25 años en la contabilización día por día de los despidos y suspensiones de personal en todo el país, dio cuenta de que el recorte de la jornada laboral afectó en 2017 a un total de 212.000 personas; “en diciembre último se sumaron 1.380 trabajadores, en ese caso en la rama textil y en construcciones en Santa Cruz”.

En 2016 el total de personal que cobró el salario incompleto, en general en torno al 75% del haber habitual, fue de casi 690.000; pero un año después más se redujo a menos de la tercera parte.

Y de acuerdo con las expectativas de mercado, tanto relevadas por el Indec en la rama de la construcción, y la industria manufacturera, como por parte del Ministerio de Trabajo, se esperaba que el proceso de disminución de los despidos y suspensiones se sostuviera a ritmo acelerado en el primer trimestre del nuevo año.