Por octavo mes consecutivo el Sistema Integrado Previsional Argentino registró aumento del empleo en toda la Argentina, en comparación con el mes previo, en tanto que cotejado con un año antes la estadística acumuló 24 meses de crecimiento interanual.

“El resumen de los datos del cierre del último año demostró que el conjunto de políticas públicas: macroeconómicas, financieras, y de trabajo, en particular, demostraron que están funcionando positivamente en términos, de empleo, pero no nos conforma, sabemos que hay que hacer más, por eso el Gobierno impulsa cambios en la legislación laboral, tanto para crear más puestos netos, como para reducir la alta informalidad”, dijo en rueda de prensa en la que participó Infobae José Anchorena, subsecretario de Políticas, Estudios y Estadísticas Laborales.

En ese punto el funcionario destacó que “si las propuestas del Gobierno no son compartidas por la mayoría de la oposición y de las fuerzas gremiales, al menos que propongan otras,porque no hay duda de que algo hay que hacer para que el empleo crezca a mayor ritmo y disminuya el número importante de situaciones de alta vulnerabilidad, como los que están en negro y desempleados”.

 

Las ramas más dinámicas en la creación de empleos netos fueron las de los monotributistas puros y monotributistas sociales

Las ramas más dinámicas en la creación de empleos netos fueron las de los monotributistas puros y monotributistas sociales
 

 

El informe de la cartera laboral muestra que “entre enero de 2016 y diciembre de 2017 unos 380 mil trabajadores se incorporaron a la economía formal, equivalente a un crecimiento acumulado de 3,2 por ciento”.

Al hablar sobre “la calidad” de la generación de empleos, Anchorena resaltó que “por séptimo trimestre consecutivo el empleo privado registrado creció a mayor ritmo que en el conjunto del sector público”.

 

El empleo privado desplazó al sector público como la principal fuente generadora de empleos

El empleo privado desplazó al sector público como la principal fuente generadora de empleos
 

Según el relevamiento de Trabajo, mientras en el promedio de 2012 a 2015 por cada 10 nuevos empleos en el sector privado el sector público incorporaba 15; en 2016 esa relación se achicó a 13 y en el último año fue de solo dos nuevos puestos netos en la administración pública por cada 10 en el agregado de la actividad particular.

Alzas y bajas por actividad

Sobre 14 grandes ramas de actividad privada cerraron 2017 con crecimiento de la nómina 8; fueron los casos de la construcción que agregó 42.600 personas, a un ritmo del 10,3%;y en mucha menor medida las empresas dedicadas al suministro de electricidad, gas y agua 3,2%; servicios sociales y de salud 2,7%; servicios comunitarios y personales 2,1%; una tasa similar registró la rama inmobiliaria y de servicios a las empresas; hoteles y restaurantes 1,7%; enseñanza 1,5%; comercio y reparaciones 1,1 por ciento.

Mientras que virtualmente se estancó el nivel de empleo formal en 3: las ramas del transporte, almacenamiento y comunicaciones; el agro en su conjunto y la del sistema bancario.

Por el contrario, se mantuvieron como expulsores de mano de obra otras 3: la industria manufacturera 1,5%, significó una baja de 17.600 puestos netos; la actividad pesquera 4,6%; y la explotación de minas y canteras, principalmente en el área vinculada con la extracción de petróleo.

El futuro inmediato

Las expectativas para el corriente año dan cuenta de la continuidad de la senda expansiva del empleo total registrado, con un saldo de respuesta positiva de 5,4% de las empresas consultadas.

En términos netos, comparado con un año atrás, las estimaciones de los empresarios determinaron un nuevo aumento de la nómina del 1,5% interanual en casi todos los aglomerados urbanos, con excepción de Mar del Plata que arrojó una baja de 1,7 por ciento.