La Encuesta Permanente de Hogares del Indec correspondiente al último trimestre de 2017 confirmó el impulso
que desde el inicio del segundo semestre de ese año viene mostrando la serie de empleo registrado del
Ministerio de Trabajo con datos del Sistema Integrado Previsional Argentino, sobre la base de poco más de 12,3
millones de empleos en blanco en todo el país.
Casualmente, el relevamiento del organismo oficial de estadística en los 31 grandes aglomerados urbanos
del país abarca un universo de 12,8 millones de personas que concurren al mercado de trabajo, de las cuales
11,9 millones declararon tener un empleo remunerado; mientras que el nivel de desempleados descendió a 926
mil personas, equivalente a 7,2% de la población económicamente activa.
En comparación con el último trimestre de 2016 la EPH reveló la creación de 433 mil empleos netos, la mayor
desde la salida de la última gran depresión, en 2003. Se amplió a unos 648 mil puestos si se proyecta al total
país de poco más de 46 millones de habitantes.

Los datos salientes de la última medición del Indec:

1. Tanto la tasa de participación del total de habitantes en el mercado de trabajo, como de empleo, crecieron en
el último año más de tres veces la tasa de aumento de la población;
2. La elasticidad empleo / PBI se ubicó en el cuarto trimestre cerca de la unidad, por cada punto que se reactivó
la economía en un año subió otro la creación neta de puestos de trabajo;
3. La expansión del nivel de empleo en 12 meses fue la más elevada en 14 años;
4. Excluido el efecto del “apagón estadístico” del Indec, que llevó al director del organismo, Jorge Todesca, a
interrumpir la publicación de la serie desde el primer trimestre de 2007 hasta el cuarto trimestre de 2015, por
alertar que “deben ser consideradas con reservas”, la tasa de desempleo del último trimestre fue la más baja
en 25 años;
5. La tasa de participación del 46,4% de la población fue la más alta en 11 años;
6. La tasa de empleo alcanzó el récord de 43% de los habitantes, factor clave para provocar una notable
disminución de la desocupación.

En términos regionales, en cinco de las seis grandes áreas urbanas más grandes subió la tasa de ocupación. El
incremento más importante se localizó en el Noroeste, 2,9 puntos porcentuales; y en cuatro de ellas cayó la
tasa de desocupación, la más pronunciada se produjo en la zona pampeana, 1,4 puntos porcentuales.
En el aglomerado más populoso, el conurbano bonaerense, la tasa de desocupación cayó 0,2 p.p., hasta 9,2%, el
registro más bajo de la serie.
Expectativas en alza
Los sondeos de opinión, tanto oficiales, como los del Indec entre los empresarios de la construcción y de la
industria, y del Ministerio de Trabajo, en ese caso, con un espectro más amplio, no solo de sectores económicos,
sino por tamaño de empresa y difusión territorial; como de entidades privadas, dan cuenta de la expectativa de
continuidad de la onda expansiva del empleo neto.
Pero además, el ministro Jorge Triaca resaltó en declaraciones radiales que la preocupación de la cartera
laboral aspira a “que se sostenga y aumente el ritmo de creación de empleos netos a nivel global, pero
con mayor participación de los puestos en blanco y reducción del trabajo informal”.