Buenos Aires, Argentina
16/08/2022, 1:21 pm
Cubierto
15°C
Sensación térmica: 13°C
Presión: 1010 mb
Humedad: 34%
 

“Una de las grandes asignaturas pendientes de la sociedad en su conjunto es las preocuparse y ocuparse por generar las condiciones socioeconómicas para que ningún niño sea vedado de la posibilidad de crecer en un habitad donde no pueda ser sometido al flagelo del hacinamiento, el trabajo infantil y lejos de la educación básica para su desarrollo”,claramente en el segmento informal, analiza en su informe mensual el Instituto de Estudios Laborales y Sociales (Idelas) de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES).

Destaca Idelas que “la historia argentina de los últimos 70 años revela un claro dominio de las políticas de corto plazo por sobre la consolidación de las instituciones en busca de una sociedad donde todos sus habitantes tengan igualdad de oportunidades.

Sólo así se puede explicar que la Encuesta de Actividades de Niñas, Niños y Adolescentes (EANNA) realizadas por la Subsecretaría de Políticas, Estadísticas y Estudios Laborales, en convenio con el Indec detectara que en entre 2016 y 2017 sobre un universo de casi 9 millones de adolescentes poco más de 7,6 millones eran menores de 16 años, de los cuales el 9,4% realizaba algún tipo de trabajo, principalmente doméstico intensa y económica”.

Con datos de la ahora Secretaría de Empleo y Trabajo, Idelas observó que “la consecuencia de ese fenómeno es que 6% en las zonas urbanas, y 10% en las rurales, no asistiera a establecimiento educativo alguno, y de los asistentes, la proporción de repitencia de grado más que duplicaba a la registrada por los adolescentes menores que no trabajaba. Esas relaciones, singularmente inquietantes para el porvenir de esos niños es notablemente mayor entre los adolescentes mayores, de más de 16 años”.

La casa de altos estudios destaca que la EANNA “estimó que entre los pequeños adolescentes, de 5 a 15 años, dos tercios de los que trabajaban entre 2016 y 2017 en el hogar con cierta intensidad, esto es superior al natural aprendizaje de las obligaciones familiares, lo hicieron en calidad de ayuda a los padres u otro familiar como un empleado más, dentro de una tarea rentada de los mayores, en particular cuando se ocupan por cuenta propia. Mientras que el tercio restante lo hizo, también en una proporción cercana a dos tercios, por cuenta personal, independiente, y el tercio restante para un parón”.