Para que se consolide la comercialización del energético, sólo en infraestructura se requieren $us 2.000 millones destinados a construir gasoductos y otros.

Luego de que el secretario de Energía de Argentina, Darío Martínez, anunció ayer que junto con su embajador en Brasil se acordó invitar a empresas productoras para analizar las posibilidades de exportación de gas argentino a los estados del sur brasileño -el principal cliente del energético boliviano- dos expertos señalaron que ese plan tomará su tiempo, porque Argentina aún no cuenta con el suficiente hidrocarburo ni para su mercado interno.

El exministro de Hidrocarburos  Álvaro Ríos  explicó que desde Argentina para llegar al mercado del sur de Brasil se necesita un desarrollo importante de infraestructura que costaría al menos 2.000 millones de dólares, destinados a la construcción de gasoductos dentro del país vecino y en el lado brasileño.

“Alguien tiene que poner la plata que mencionamos y además tiene que contratar capacidad, antes lo hacía Petrobras, que por ejemplo construyó el ducto en el lado boliviano y en el brasileño, puso la plata y las garantías, pero ahora está de salida del negocio. Luego se tiene que sumar a varios compradores que hagan que sea justificable el financiamiento del ducto”, dijo.

Sin embargo, pese a que ya se tiene el gas descubierto en el yacimiento de Vaca Muerta, Argentina aún no  puede cumplir ni siquiera con Chile, porque falta gas en su mercado interno, por eso lo importa desde Bolivia y compra gas natural licuado.

“No pueden firmar contratos con Chile, donde hay cinco gasoductos, mucho menos lo harán con mercados donde se tiene que colocar plata para nuevos gasoductos, no hay quién los financie porque el Gobierno argentino está quebrado y Petrobras está fuera del negocio. Entonces, lo veo como un plan de largo plazo, si se da, y esos anuncios son más discursos de políticos argentinos y brasileños”, aseguró.

Para el consultor de Gas Energy Latín América (GELA) en Argentina, Fernando Metier, el país donde radica no tiene gas para cubrir el requerimiento interno de este año, por lo que menos tiene combustible para exportar a Chile y “peor” a Brasil.

“Para exportar gas a Brasil, en ese famoso llamado interés que hizo la Secretaría de Energía de Argentina, habría que hacer un gasoducto en la provincia de La Pampa y ahí hay que invertir para un gasoducto que vaya de norte a sur y hacer que vaya de sur a norte, para engancharlo con el gasoducto boliviano y así llegar a Brasil, es un delirio”, dijo Metier.

Agregó que puede ser que algunos excedentes en algún momento en la época de verano se los puede exportar a Chile en contratos “interrumpibles” y volúmenes muy pequeños a Uruguay, a través del gasoducto Cruz del Sur, y otro volumen mínimo a una central térmica en la ciudad Uruguayana, en Brasil, de propiedad de la firma Saesa, de origen argentino, pero no serían volúmenes significativos.

“Para el año que viene, el panorama en Argentina es que va a faltar gas natural, además, se tiene que recordar que ese combustible es importante porque el 70% de la generación térmica en nuestro país es gas a natural y si no se tiene el gas, se tiene que importar fuel oil, pero éste debe ser comprado con dólares, el problema ahí es que Argentina no tiene dólares”, explicó.

En la actualidad, Bolivia tiene contratos de exportación con Argentina, al que le enviará durante todo este año un volumen de 10 MMmcd entre enero y abril; 14 MMmcd de mayo a septiembre y ocho MMmcd de octubre a diciembre de 2021.