El mercado cambiario se anticipó a la decisión del Banco Central de no interrumpir elgradualismo en la política de descenso de las tasas de interés, pese al alto índice de inflación de diciembre y a la proyección para el primer trimestre de tasas elevadas de suba de los precios, porque no se apartó de esa meta y resolvió en la segunda reunión del Consejo de Política Monetaria disminuir en otros 75 puntos básicos el sendero de tasas para las operaciones de pases con las entidades financieras.

Se trata de un nivel esperado en la City porque con 27,25% anual se ubicó en el nivel del rendimiento de corto plazo de las Lebac, que fijó el martes anterior en 27,24% anual, mientras que para los tramos superiores a los cinco meses la ubicó por debajo del 26 por ciento.

Para los operadores, ese nivel de tasas de interés frente a una meta del 15% para el año, pero para que el conjunto de los analistas se extendió a la zona del 20%, no aparece muy seductora para tornar preferibles las inversiones en pesos por sobre la compra de dólares, sobre todo considerando los costos de salida y de entrada a la divisa. Por eso, continuaron “tomando ganancias” en pesos y vuelcan sus excedente a la compra de dólares.

Sobre todo, porque no son pocos los operadores que apuestan a que, a diferencia de lo sucedido en 2017 en el intercambio comercial argentino, que pasó de un superávit de USD 1.969 millones en 2016 a un déficit de USD 8.471 millones, tanto la autoridad monetaria como en el equipo económico no dejarán que se repita el escenario de atraso cambiario, esto es, que la paridad entre el peso y el dólar se mueva por debajo de la tasa real de inflación.

De todas formas, la autoridad monetaria dejó en claro que “si bien la inflación minorista de 2017 se redujo en casi 12 puntos porcentuales frente a la de 2016, la desinflación no fue tan rápida como la buscada por el Banco Central de la República Argentina; la continuación del ritmo de desinflación de cara a 2018 se ve beneficiada por condiciones iniciales más favorables que las de 2017“.

Sobre esa base avanzó con la segunda reducción de las tasas de interés, pese a que el primer trimestre se proyecta con una inflación moderadamente superior a la que se registró en igual tramo del año anterior.