La primera subasta de Letras del Banco Central limitada para nuevos inversores particulares y empresas, mientras se forzó a las entidades financieras a buscar otras opciones de más largo plazo, arrojó como resultado la cancelación de títulos por poco más de $128.000 millones; y una leve disminución de la tasa de interés respecto de la subasta del 18 de julio último.

Sobre un total de vencimientos por $330.000 millones la autoridad monetaria anunció que sólo ofrecería renovaciones por $230.000 millones, como parte de la estrategia acordada en el Acuerdo con el Fondo Monetario, para terminar con este instrumento como regulador de la liquidez del sistema financiero.

En una jornada jornada caracterizada por la interrupción de la escalada alcista del tipo de cambio, el repunte de los bonos y de la Bolsa y disminución del índice de Riesgo País en 56 puntos básicos, a 692 unidades, el Banco Central de la República Argentina dispuso recortar la tasa de interés de las Lebac a 35 días a 45,04% anual, casi un punto y medio porcentual que en la subasta anterior para el plazo de 28 días.

Se trata de un rendimiento similar a la nueva tasa de referencia de política monetaria que desde este lunes se elevó a 45% anual.

Por el contrario, no se dispusieron modificaciones en el rendimiento para el tramo de 63 días, quedó en 45% anual; pero se recortó en un punto porcentual para el vencimiento a 98 días, se fijó en 42,75% anual.

El resultado neto de la licitación de Lebac por un valor nominal de hasta $230.000 millones para participantes residentes y no residentes que no sean entidades financieras, aunques estas podían presentar propuestas de clientes, arrojó la renovación de títulos por $201.701 millones.

Por el contrario, la autoridad monetaria decidió declarar desierta las licitaciones de Notas del Banco Central (Nobac) pese a que se habían presentado interesados por un valor nominal de $11.955 millones, en este caso únicamente por entidades financieras.

Al parecer, las tasas exigidas a un año de plazo, que no fueron comunicadas, excedieron las que el Comité de Política Monetaria estaba dispuesto a pagar, en la confianza que para entonces se logrará bajar la tasa de inflación del rango actual del 32% a menos del 26% anual.

Este miércoles será el turno de la Tesorería que intentará atraer los más de $128.000 millones que se liberaron con el rescate de Lebac, en una nueva licitación de Letes a 3 y 6 meses de plazo.