El Monitor de la Secretaría de Política Económica, con datos a agosto y septiembre, muestra un comportamiento heterogéneo en comparación con un año atrás en producción, exportaciones y cotizaciones. En los indicadores de actividad, según el trabajo, continúan algunas tendencias, con mayoría de sectores que superan los índices de un año antes, pero aún muchos otros que se mantienen por debajo, tanto en lo que respecta a la comparación interanual del último dato, como del acumulado de los primeros 8 o 9 meses del año, según los casos.

La secretaría de Política Económica, encabezada por Fernando Morra, destacó “el crecimiento en las producciones de hilados de algodón 30% i.a. (traccionado por el sector confeccionista) y bioetanol de caña 23%. Por su parte, la yerba mate continúa con un buen avance de cosecha (aumento del ingreso de hoja verde del 8% i.a. acumulado a agosto y crecimiento interanual del 6% en la yerba salida de molino hacia la góndola). También sobresale la mejora interanual en la zafra de azúcar y la recuperación en la producción de cítricos (limón, naranja y mandarina; afectados por la sequía en 2020).

Sobre 25 indicadores de la estadística oficial se detectaron entre agosto y septiembre niveles superiores a los del año previo en 15; bajas en 6 y mantenían los valores anteriores 4. En el acumulado del año, respecto de similar período de 2020 las subas observadas sumaron 13; y las disminuciones totalizaron 10, con 2 sin cambios.

De ahí se desprende que en el conjunto de las economías regionales se encuentra en etapa de reactivación, pero todavía con un avance como promedio del año con valores negativos, pese a que en la mayoría de los casos está favorecido por un escenario de precios internacionales mayores.

Probablemente, un giro en la política comercial con el resto del mundo, no sólo con modificaciones en el régimen de retenciones sino también en la cambiaria orientada a recuperar el rezagado acumulado respecto de la inflación, y la eliminación de restricciones que pesan sobre las importaciones de insumos y equipamiento de base, podrían contribuir a acelerar el proceso de reactivación.

Ventas al resto del mundo

Respecto a las exportaciones de agosto, algunas producciones exhiben un importante incremento interanual.

“El algodón, al igual que en la producción, muestra una tasa positiva de crecimiento de las ventas al exterior. Asimismo, se destacan las exportaciones de azúcar con un fuerte aumento en volumen y valor exportado (acompañado de buenos precios internacionales); de limón (en fresco), por la reapertura del mercado europeo y los mayores envíos a EEUU y China; el aceite crudo de petróleo (recuperación de la actividad y de precios internacionales); el aceite de oliva (estimulado por la mejora cotizaciones externas) y el carbonato de litio”, resalta el informe de Economía.

De todas formas, sobre 35 productos monitoreados el balance del año arroja un virtual equilibrio entre bajas y alzas de las cantidades exportadas, fenómeno que denota que las condiciones externas favorables constituyen un ingrediente clave para impulsar la actividad, pero no suficiente para contrarrestar las políticas internas que en algunos rubros se concentran en privilegiar el consumo doméstico, o en retrasar el tipo de cambio como ancla de la aceleración de los precios internos.

Precios internos y externos

Al igual que en informes anteriores, en el relevamiento de la Secretaría de Política Económica sobresalen el incremento en el precio interno del bioetanol de caña (autorizado por la Secretaría de Energía); las cotizaciones internacionales de los hidrocarburos (petróleo y gas) que mantienen la recuperación respecto a la fuerte caída ocurrida en abril 2020; el valor interno de la yerba mate (con un nuevo acuerdo de precios fijado en mayo por el Instituto Nacional de la Yerba Mate) y la suba externa del azúcar, que avanza impulsada por la caída en la producción mundial.

En este rubro también predominan las alzas respecto a los valores del año previo, en pesos y en dólares, aunque no exentas de caídas en valores reales en pesos en algunos casos, como el azúcar, mandarina, naranja, cebolla y papa, y la yerba mate.