La necesidad de ganar centralidad en la campaña que tiene Cristina Fernández de Kirchner para sumar votos, curiosamente, opacó el Caso Maldonado, que era el puntal por el cual el kirchnerismo estaba tratando de polarizar con el macrismo. Por eso celebraban por partida doble en la Casa Rosada, dado que la ex Mandataria y su equipo de asesores, por más que le pese, le están facilitando el camino a Octubre a Cambiemos.

En realidad, Cristina Fernández comenzó a jugar un doble partido desde esta semana, dado que la necesidad de ganar por mayor diferencia a Cambiemos quedó subrogada por avanzar en la pelea para mantener cierto liderazgo dentro de un peronismo que se está comenzando a mover para avanzar hacia el postcristinismo y la elección de una nueva figura que pueda unificar todas las tribus que hoy se dicen peronistas.

En las últimas dos semanas, Sergio Massa y Florencio Randazzo, convencidos que no tienen chances de sumar votos en Octubre, se han concentrado en dos tareas:

 > retener la mayor cantidad de estructura y adhesiones que tenían antes de las PASO, y
 > conservar el máximo de votos posible,

para tener algo de “chapa” cuando comience la competencia por la nueva renovación peronista en la Provincia de Buenos Aires.

Estas avanzadas de massistas y randazzistas llevaron a Cristina Fernández a tomar la delantera (tal como siempre, desafiante, desde el punto de vista político) y lanzar un llamado a la unidad por su cuenta de Facebook, una confirmación de que hoy el kirchnerismo no es capaz de llenar un estadio mediano, como se solía hacer en los últimos 70 años del peronismo, cuando un político quería ganar protagonismo en la interna partidaria.

Las reacciones de Sergio Massa y Florencio Randazzo fueron mucho más duras de las esperadas por el kirchnerismo, una señal de que ambos ex funcionarios de Cristina Fernández ya no le tienen temor ni respeto y despejando dudas de que la pelea por el control del peronismo bonaerense será una batalla compleja, que recién está comenzando.

———————

Un caso de encuestas bonarenses

CEIS Consultora realizó una encuesta de intención de voto e interés general en la Provincia deBuenosAires entre los días 9 y 11 de septiembre de 2017. El relevamiento se llevó a cabo mediante el sistema telefónico IVR de recolección de datos en un marco muestral que incluyó la totalidad de los hogares con teléfono fijo de la Provincia de BuenosAires. Se realizaron en total 1.220 encuestas.

———————

No es casual que ante estas respuestas, la ex Mandataria dijera que pese a estar fuera del peronismo, Ella seguirá siendo peronista. Un anticipo de que Cristina Fernández, como antes Néstor Kirchner, basan sus planes y estrategias políticas y electorales apoyándose sobre un pedazo más o menos importante del electorado peronista; es decir, pese a que la ex Mandataria trabajó más de 6 años para convertir al kirchnerismo en una etapa del peronismo, fracasó en su principal objetivo político.

Pocos se percataron que el llamado a la unidad de Cristina Fernández no tuvo eco en los Gobernadores ni en los “Barones del Conurbano”, salvo un par excepciones, conocidos por su ultracristinismo militante; o por Gobernadores peronistas, excepto un José Luis Gioja que ya no controla ni el peronismo de su provincia. Pero tampoco fueron criticadas las palabras o actitudes de Sergio Massa o Florencio Randazzo, lo que muchos leyeron como una adhesión implícita y silenciosa al desafío.

La propuesta de unidad Cristina Fernández tuvieron eco en el Senado. No sólo el Presidente de la Bancada peronista, Miguel Ángel Pichetto, sino también el salteño Rodolfo Urtubey, mandaron a la ex Mandataria a crear su propia bancada, cerrándole el paso de las fantasías kirchneristas de colocar a todos los Senadores peronistas bajo el comando de la ex Mandataria.

¿Cuán grande es hoy la potencial bancada kirchnerista en el Senado? El Jefe de Gabinete, Marcos Peña, estuvo presente en la Cámara Alta estos día y dos Senadores kirchneristas trataron de colocar pancartas con el rostro de Santiago Maldonado en las poltronas de sus compañeros. Del total de 40 peronistas presentes, sólo 11 aceptaron colocar la pancarta. Si mantiene estos números, Cristina Fernández podría conducir la cuarta o quinta bancada del Senado Nacional. Nada que levante el amperímetro.

El supuesto reportaje que Cristina Fernández condujo en Infobae, algo que en realidad fue un monólogo levemente interrumpido por pedidos para que le llenaran su vaso con agua, fue leído en el peronismo como otro signo de debilidad de la ex Presidente de la Nación, dado que terminó por ceder su imagen un portal que menospreció durante sus 12 años de mandato y tuvo que negociar condiciones con Daniel Hadad, la misma persona que obligó, en forma indirecta, a vender compulsivamente C5N.

Es más. Cristina Fernández ni siquiera logró que fuera el propio Daniel Hadad quién la entrevistara y terminó por quedar en manos del ex compañero circunstancial de Mariano Grondona, quizás el periodista más rechazada por el kirchnerismo desde que llegaron al poder en 2003 y cuyo programa solía aparecer a la cabeza de la lista en donde funcionarios, legisladores y autoridades kirchneristas no debían concurrir ni hablar.

Los ‘focus groups’ que se hicieron en paralelo con la autoentrevista de Cristina Fernández confirmaron que no generó intención de cambio de voto entre los independientes, massistas y randazzistas; pero si en los votantes de partidos de izquierda, que ven en la ex Mandataria la única figura que puede hacerle frente al supuesto “ajuste” macrista, lo que implica que han “comprado” el “relato” de campaña kirchnerista.

Pero los focus groups detectaron una segunda reacción: aquellos antikirchneristas que se habían volcado hacia el massismo o el randazzismo se mostraron a favor de hacer un giro hacia Cambiemos, por lo cual, si lo llevamos a extrapolaciones matemáticas, el efecto final de la transmisión de Infobae Le puede permitir a Cristina Fernández sumar unos 600.000 votos potenciales y “regalar” casi un millón de votos potenciales al oficialismo. Por eso había algarabía en la Casa Rosada en la noche del jueves.

Hoy domingo 17/09, Cristina Fernández comenzará su campaña oficial con un acto en el distrito donde sacó más votos, Florencio Varela, donde gobierna Julio Pereyra desde hace 25 años; justo la persona que fue sacado de la lista de diputados nacionales bonaerense de Unidad Ciudadana, por voluntad directa de la ex mandataria; otra confirmación que para sumar votos, no teme “retroceder en chancletas” y apoyarse en los mismos “Barones del Conurbano” que despreció hace menos de tres meses.

Sin embargo, todas las expectativas están puestas en el martes 19/09, día que los representantes de Cristina Fernández prometieron contestar a TN si la ex Mandataria irá o no al debate de los candidatos a senador nacional por la Provincia de Buenos Aires.

Imposible que ella vaya a un debate en los estudios de TN. Muy difícil que ella asista a un debate que no sea a solas con Esteban Bullrich. Al fin de cuentas ella afirma que es la referente de la oposición a Mauricio Macri. Presentarse compitiendo con 2 ex empleados (Sergio Massa y Florencio Randazzo) licuaría ese rol.

Durante su talk show por Infobae, Cristina Fernández se esforzó por hablar del presente, de las consecuencias de las medidas que ha tomado el Gobierno de Mauricio Macri; pero en el debate conjunto, si es que concurre, puede que la ex Mandataria con sus “ex empleados” hagan lo mismo, por lo cual, Sergio Massa y Florencio Randazzo se estarían polarizando y colocando del lado de “La Grieta” de su ex Jefa, lo que pocos votos le aportarían. Eso dejaría a Esteban Bullrich del otro lado de “La Grieta”, justo lo que necesita la Casa Rosada para seguir sumando votos.

Como ponerse del lado de Cristina Fernández o hacer equilibrio en el medio de kirchneristas y macrista no le sumaría votos a Sergio Massa o a Florencio Randazzo, por lo cual, ambos deben aprovecha la oportunidad para apuntalar sus respectivos proyectos de liderazgo en el peronismo bonaerense, lo que implica pelearse por quién es más peronista. Otra vez con ganancia potencial de votos para Cambiemos.

No obstante, mientras Cristina Fernández y la interna panperonista ganan protagonismo, el Caso Maldonado se encamina a una potencial resolución, lo que no implica que el joven artesano pueda aparecer. Las especulaciones en fuentes judiciales hablan de una cercana detención de efectivos de Gendarmería por el uso no permitido de armas de fuego, la sospecha de que hirieron a un manifestante y que existió el ocultamiento de un cuerpo, ya sea por los gendarmes o por “cumpas” de Santiago Maldonado. Sería el comienzo del fin de este desgraciado hecho.

Se confirmen o no estas especulaciones, luego de la marcha por al cumplirse un mes de la desaparición de Santiago Maldonado, el Gobierno se fue separando del caso, mostró interés en encontrar a él o los culpables y no sufrió impacto en la intención de voto; lo que podría calificarse como un control exitoso de una crisis política autoimpuesta en medio de la campaña.

El sábado 16/09, Cambiemos comenzó su carrera hacia Octubre con un timbrazo en todo el país. El mayor temor era la reacción que podrían encontrar por el Caso Maldonado. Sin embargo, no se informaron hechos de violencia o enfrentamientos. Fue una prueba de fuego. Ahora sólo hay que esperar la nueva sorpresa que prepara Cristina Fernández para intentar romper el techo de intención de voto que muestran todas las encuestas.

Nueva jornada de timbreo. En la foto, en Vicente López, el intendente Jorge Macri, la diputada nacional y candidata a concejal local Soledad Martínez; el canciller Jorge Faurie; el ministro de Finanzas, Luis Caputo; y Paula Bertol.

Nueva jornada de timbreo. En la foto, en Vicente López, el intendente Jorge Macri, la diputada nacional y candidata a concejal local Soledad Martínez; el canciller Jorge Faurie; el ministro de Finanzas, Luis Caputo; y Paula Bertol.