El Jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero y el ministro de Economía, Martín Guzmán firmaron ayer la Decisión Administrativa 281 que eleva el Presupuesto de Gastos del corriente año en $32.898 millones, pese a que cuenta con recursos adicionales a los previstos por solo $2.137 millones, de ahí surge un aumento del déficit presupuestario esperado en $30.761 millones.

Del detalle del Anexo 2 (cuenta con 6 apartados y 269 planillas con el detalle de los principales números) Infobae detectó que los ministros dispusieron que los mayores incrementos de partidas para todo el año se concentraran en las áreas vinculadas con los efectos de la crisis sanitaria, principalmente sobre el sistema de salud, el empleo, el turismo, y la necesidad de impulsar la obra pública en un año electoral.

En los fundamentos de la medida se destaca que “resulta necesario reforzar el presupuesto vigente del Ministerio de Salud, con el propósito de atender la adquisición de vacunas para el covid-19, los servicios de logística y transporte y los tratamientos terapéuticos respectivos, así como también el otorgamiento del incentivo de capacitación mensual de los residentes del sistema nacional de residencias del equipo de salud”, en $29.365 millones, los cuales se agregan a los $3.365 millones que sumaron previamente.

También resalta la DA 281: “en función de la evolución del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) y del Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO), la situación económica y las adecuaciones del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), se creó el ‘Programa REPRO II’ mediante la Resolución 938 del 12 de noviembre de 2020 del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social”, el cual consiste en una suma dineraria individual y fija a abonar a los trabajadores y las trabajadoras, a cuenta del pago de las remuneraciones a cargo de los empleadores adheridos al Programa. Se trata de una partida no prevista en el Presupuesto original por $10.232 millones, que se suman a los $12.000 millones, agregados en la anterior modificación de partidas aprobados por el Congreso.

Asimismo, a tono con un año electoral en el que se buscará revertir la fuerte caída del empleo que se registra desde el segundo trimestre del año anterior, los ministros decidieron reforzar la autorización de gastos al Ministerio de Obras Públicas con una partida extra de $3.702 millones para “afrontar compromisos asumidos en el marco de obras financiadas con crédito externo, y poder afrontar contrataciones de consultorías y gastos de apertura de delegaciones en varias provincias”.

También, en uso de la autorización delegada por los legisladores, Santiago Cafiero y Martín Guzmán consideraron “necesario incrementar el presupuesto vigente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, con el objeto de atender las necesidades emergentes del régimen de promoción de las inversiones que se efectúen en nuevos emprendimientos forestales y en las ampliaciones de los bosques existentes”, así como también de “establecer estímulos tendientes a mejorar la rentabilidad y competitividad de los pequeños productores de soja y cooperativas”. En conjunto esas áreas contarán con un refuerzo de $2.009 millones.

Por otra parte, agrega los considerandos de la DA 281 que “debido a las restricciones impuestas a las actividades turísticas a nivel mundial por la pandemia, el presupuesto del Ministerio de Turismo y Deportes se encuentra afectado por una merma en sus recursos, por lo que es menester asignar un refuerzo de créditos para atender los gastos de personal como así también, los originados en el Régimen de “Incentivos a la Preventa de Servicios Turísticos Nacionales” (Programa PreViaje)”, y también el “Programa de Auxilio para Prestadores Turísticos; las transferencias al Consejo Federal de Turismo, el Fondo de Auxilio y Capacitación Turística; los gastos concernientes al Programa de Fortalecimiento de la Gestión Turística Local para Municipios y el Plan Nacional de Infraestructura Turística / 50 Destinos”. Dispone de $1.262 millones adicionales.

Entre el recorte de partidas, para evitar que la expansión del gasto superara lo previsto en más de $50.000 millones, se destacan la reducción a cargo de la Tesorería en $15.883 millones, principalmente por el “ahorro” que significó la reestructuración de vencimientos con los bonistas del exterior bajo legislación extranjera; y en $4.108 millones la autorización de gastos al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible para la “Construcción Centro de Fortalecimiento en Avellaneda – Contenerización en Gerli (BID N° 3249), control Ambiental”.

Rojo creciente

El Presupuesto aprobado por el Congreso Nacional contemplaba recursos totales de la Administración Central por $6,94 billones y gastos totales por $8,39 billones, que determinaban de cumplirse plenamente la ejecución prevista un déficit fiscal en 2021 de $1,5 billones, equivalente a un exceso de 21% sobre los ingresos proyectados, y poco más de 3 meses de recaudación total de la AFIP.

Ahora, con la segunda modificación presupuestaria del año de relevancia, el total de gastos autorizados para 2021 se elevó a $8,44 billones, de los cuales al 26 de marzo la Administración Central había ejecutado $1,57 billones, esto es 18,64%; en tanto había percibido por recursos tributarios y rentas de propiedad (giros de utilidades de la Anses, Banco Central y venta de activos) $1,4 billones, acumulando un déficit devengado de $176.000 millones.

De ahí surge que la nueva ampliación presupuestaria representa un incremento del desequilibrio registrado próximo al cierre del primer trimestre del 17,5 por ciento.