Por Daniel Sticco

El Directorio del Banco Central de la República Argentina estableció en su reunión de los jueves fijar nuevos parámetros para autorizar a los bancos a tomar deuda de los gobiernos locales, con el objeto de poner límites más estrictos a la exposición del sistema financiero al sector público provincial.

La disposición del BCRA (Comunicación A 6270) entrará en vigencia el próximo 1° de agosto, se alinea con lo estipulado por la Ley de Responsabilidad Fiscal, tendiente a reducir el desequilibrio de las finanzas públicas. La restricción no rige para la deuda pública nacional.

A partir del 1 de agosto se mantienen algunos requisitos que la autoridad monetaria debe considerar antes de dar su acuerdo para que las entidades financieras adquieran un título público provincial, tales como que el pedido de endeudamiento sea analizado por el Ministerio de Hacienda y que dicha deuda cuente con garantía de ingresos. Pero la normativa introduce un cambio relevante al establecer que, para obtener la aceptación del BCRA, el ratio servicios de deuda/ingresos del estado provincial que emite el título no podrá superar el 20%. En la actualidad, se autoriza que ese ratio llegue al 40% y, además, para este cálculo se computa exclusivamente la deuda garantizada con el sistema financiero local.

Se reduce de 40% a 20% la proporción máxima tolerable de deuda provincial sobre ingresos, para poder colocar la emisión de bonos en el sistema financiero
A partir de este cambio, el BCRA resolvió que “se incluirá también la deuda contraída en el exterior”.

Estas modificaciones en los requisitos para que las entidades puedan adquirir títulos públicos provinciales se efectuaron sin modificar los límites máximos de exposición al sector público reflejados en las normativa de Fraccionamiento del riesgo crediticio, con la intención de desarrollar un sistema financiero sólido y sustentable.

La medida persigue el objetivo de forzar a que los gobiernos provinciales a mejorar la sustentabilidad de sus finanzas provinciales, y a las entidades financieras a concentrar su negocio a la intermediación del crédito con el sector privado.

Menos créditos a las empresas y más a las familias

Al respecto, el informe monetario correspondiente a junio arrojó que el conjunto del crédito al sector privado aumentó en un promedio de 29,5%, como resultado de las cancelaciones netas por parte de las empresas, y aumento de las líneas personales para consumo, principalmente para la compra de automotores y artefactos electrónicos, y en menor medida hipotecarios.