Luego de la clásica conferencia mensual con el Informe de Política Monetaria (IPOM), en el que Federico Sturzenegger anticipó a la prensa y referentes del sistema financiero el endurecimiento de la política monetaria, como estrategia para poder cumplir con la exigente meta de una tasa de inflación no mayor a 17% anual a diciembre próximo, el directorio, siguiendo las recomendaciones del Comité de Política Monetaria, subió la tasa de interés de las Lebac a 28 días a 26,50% anual.

Fue un aumento de 100 puntos básicos, (un punto porcentual) y por primera vez adoptó a la tasa de interés como el ancla de la inflación, la ubicó por arriba de la tasa de referencia que está en 26,25 por ciento.
El Banco Central comunicó que “las propuestas alcanzaron un nivel de valor nominal $476.273 millones, adjudicándose valor nominal $467.623 millones, lo que implica la renovación parcial del vencimiento que era de $532.022 millones, y una baja en el stock en circulación por valor nominal $64.399 millones”.

Las tasas de corte se ubicaron en 26,5% anual para el plazo de 28 días y desciende gradualmente hasta 25,35% anual para el plazo de 273 días.

Dado el cambio operativo vigente a partir de febrero pasado -en donde las subastas de Lebacs pasaron de semanales a mensuales-, la autoridad monetaria aclara que “la expansión o contracción que pueda generarse con cada subasta, debe ser analizada en conjunto con las operaciones de mercado abierto como también con las operaciones de pase que realiza el BCRA”.

“Si bien la inflación de mayo y junio mostró números muy buenos”, había anticipado Federico Sturzenegger, la autoridad monetaria ya había mostrado en las últimas jornadas su preocupación por la escalada de los precios al por mayor 1,9% en el último mes, cuando el dólar se había disparado un 3 por ciento.


Pese a las críticas de muchos economistas profesionales, y más aún de la oposición al Gobierno, el presidente del Banco Central había destacado en su análisis del IPOM de julio que “no hay correlación entre la suba de la tasa de interés y el nivel de actividad, como lo demostraron los indicadores de los últimos meses en que con el endurecimiento de la política monetaria, bajó la inflación y subió la actividad”.
Y agregó, “ahora la búsqueda de la consolidación de la desinflación, con el endurecimiento de la política monetaria, parte de niveles más bajos que el año anterior, cuando llevó a que en el segundo semestre la inflación se redujera a 1% mensual, porque el compromiso es mantenerse en el sendero de la banda de 12% a 17% a fin de año”.

El Banco Central demoró la difusión del resultado de la licitación de Lebac en un “supermartes” porque vencían en esos papeles colocaciones por $532 mil millones, de los cuales un porcentaje cercano al 40% estaba concentrado en organismos públicos, como bancos, Anses, entre otros.