La primera cosecha sin impuestos a las exportaciones de trigo, girasol y maíz y la baja en 5 puntos al complejo sojero no afectaron la recaudación de impuestos
“Ocurrió lo que decíamos, que las retenciones eran un desincentivo para la producción y que eliminarlas representaba un beneficio mayor para el país”, dijo el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere.

La respuesta que dio el agro a la disminución de la carga impositiva y unificación del mercado de cambio fue el aumento de la producción y el incremento en la recaudación del impuesto a las Ganancias, pese a que el mercado internacional se mostró menos demandante y provocó la baja de los precios internacionales de las materias primas.

Esta conclusión surge del informe realizado por el Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales (IEEyNI) de la Sociedad Rural Argentina (SRA), cuando está próxima a concluir el ciclo agrícola 2016/17 que se desarrolló con nuevas reglas para el sector, aunque fueron afectadas por condiciones climáticas singularmente atípicas, tanto para la agricultura como para la ganadería.

“Ocurrió lo que decíamos, que las retenciones eran un desincentivo para la producción y que eliminarlas representaba un beneficio mayor para el país”, dijo el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere, que confirmó lo anticipado dos semanas atrás en una entrevista exclusiva con Infobae.

Y agregó el dirigente ruralista: “El Estado no perdió ingresos. Por el contrario, al comenzarse a igualar las condiciones del campo con las del resto de los sectores de la economía argentina, aumentó la producción, se generó mayor demanda de insumos, de viajes de camión, de compra de maquinaria agrícola, un incremento en el comercio interno como externo. Esto es trabajo, crecimiento y arraigo en las provincias”.

Luis Miguel Etchevehere: “El Estado no perdió ingresos. Por el contrario, al comenzarse a igualar las condiciones del campo con las del resto de los sectores de la economía argentina, aumentó la producción y la demanda de insumos y de maquinarias”
Durante la campaña 2014/5, la última cosechada durante el gobierno anterior, todavía regían los 35 puntos de retenciones para la soja; 23% en el trigo; 20% para el maíz y 32% en el girasol. A precios actuales, sólo por derechos de exportación, la tributación de esos cuatro cultivos cosechados en 2014/5, equivale a 7.277 millones de dólares.

El informe del IEEyNI de la SRA destacó que “Lejos de afectar al fisco, la medida que el nuevo Gobierno tomó en materia de retenciones, en diciembre de 2015, incentivó la producción de estos cuatro cultivos, que crecerá un 18% respecto de la campaña 2014/15, además, la diferencia de precio a favor del productor aumentó su base de tributación de Ganancias”.

El estudio determinó que esos dos factores compensan prácticamente el monto total de lo que el Estado recibía por retenciones y generan un ingreso al fisco de USD 7.093 millones, el 97,5% de la recaudación por derechos de exportación en 2014/15. Se desagregan en USD 1.378 millones de mayor pago de Ganancias por el incremento de la cosecha de trigo, maíz y girasol, mientras que las retenciones que hoy sigue pagando la soja, con cinco puntos menos de retenciones, aportan USD 5.715 millones.

Más empleo, crecimiento y arraigo

“Al comenzarse a igualar las condiciones del campo con las del resto de los sectores de la economía argentina, la venta de maquinaria agrícola aumentó su facturación en 104% en 2016, el consumo de fertilizantes fue un 46% más alto y, en el último trimestre de ese año, el campo generó 25 mil nuevos puestos de trabajo”, resalta el informe de la Sociedad Rural.

Además, según datos del IEEyNI, la actual cosecha requerirá 910.000 viajes de camión adicionales sobre los 5.006.500 que llevó la campaña 2014/5 y, consecuentemente, de un aumento en la demanda del gasoil, repuestos para el mantenimiento automotor, etc. que se traducirán en aumento del pago de impuestos al IVA, Cheque y Ganancias, más los provinciales a los Ingresos Brutos, tasas y contribucciones.

“El mayor dinamismo en todas estas actividades también genera una mejor expresión del federalismo y un aumento en otros ingresos tributarios tanto nacionales como provinciales, que no fueron contemplados en este informe, o sea que por la política en materia de retenciones, la retribución a las arcas del estado es todavía mayor”, dijo Ezequiel de Freijo, analista del IEEyNI.

Para el corriente año se proyecta que el aporte impositivo del agro sea claramente mayor, a partir de una cosecha 2016/17 estimada en un piso de 130 millones de toneladas, y nuevo aumento del stock de ganado vacuno en un millón de cabezas, pese a los daños y pérdidas que provocaron las inundaciones e incendios, en diferentes centros productivos del país; y a que el tipo de cambio no acompañó el ritmo de la suba de los costos internos, y para peor volvieron a bajar los precios internacionales de las materias primas.

Por Daniel Sticco