En el Ministerio de Trabajo atribuyeron la baja respecto de marzo en la finalización de la cosecha de verano y en rubros vinculados con el turismo

El Sistema Integrado Previsional Argentino registró en el cuarto mes del año 12 meses consecutivos con incremento interanual del empleo formal, a un total de 12,07 millones de personas, luego un primer trimestre de 2016 en el que los cambios en los precios relativos derivados de la salida del cepo cambiario, eliminación de la mayor parte de las retenciones a las exportaciones, la suba de tarifas y la parálisis de la obra pública habían provocado la destrucción de unos 140.000 empleos.

Sin embargo, en comparación con marzo, el indicador reveló una baja de 22.300 puestos que se atribuyó en la Subsecretaría de Políticas, Estudios y Seguridad Social del Ministerio de Trabajo en un claro fenómeno estacional, esto es que se repite todos los abriles, como consecuencia de “la finalización de la cosecha de verano y actividades conexas, que afectó a poco más de 15.000 personas; otras 14.400 bajas se observó en los servicios empresariales vinculados con el agro y el turismo; como los 5.400 en hoteles y restaurantes y 7.300 en comercio y reparaciones”.

Ajustado por estacionalidad el empleo registrado se elevó en abril en 12.200 puestos en comparación con marzo
Mientras que la sostenida disminución del empleo en la rama manufacturera en 5.700 y 2.300 en transporte y comunicaciones, se vinculó con la lenta salida de la recesión que arrastra la actividad económica general, aunque se advierten focos de moderado repunte en algunas ramas selectivas, principalmente relacionadas con la construcción y determinados servicios privados.

De todas formas, destacan en Trabajo, que la serie ajustada por esos factores que se repiten cada año, el empleo creció en 12.200 puestos netos, aun cuando se anotaron varios sectores con desvinculaciones, también se notaron incorporaciones que determinaron un saldo neto positivo.

Un fenómeno similar se observó en la franja de los asalariados privados, habida cuenta de que la estadística cruda acusó una disminución de 50.600 puestos en relación a marzo último, pero el informe que todos los últimos miércoles de mes informa el Ministerio de Trabajo agrega que ajustado por estacional la reducción de los ocupados en ese segmento se limitó a 1.500 personas, y en comparación con un año antes acusó un modestísimo aumento de 0,1%, con el agregado de 5.100 incorporaciones netas.

“Cuando comienza a crecer al PBI lo primero que se recupera son las horas trabajadas y la incorporación a tiempo completo de quienes estaban suspendidos o con jornada reducida”

Funcionarios de la cartera laboral explicaron que “el empleo no responde fuerte todavía pese a la recuperación de la actividad económica en los primeros meses”, y evaluaron que “es común que eso pase, porque “cuando comienza a repuntar el PBI a nivel laboral primero se recuperan las horas de trabajo y el trabajo a pleno de quienes estaban suspendidos, pero no desvinculados”.

Indicadores de precariedad laboral

De todas formas, la estructura de la movilidad de la ocupación no oculta que tanto en el mes, como en el cotejo interanual, persiste una notable precariedad laboral.

De los 138.100 nuevos puestos netos formales 67.000 correspondieron a monotributistas puros, claramente favorecido por la modificación de las categorías por nivel de ingreso, luego de que con la reforma de Ganancias se elevaran los topes de facturación, fenómeno que determinó a ese segmento 9.700 trabajadores que estaban anotados como Autónomos.

Los rubros más dinámicos fueron los monotributistas, empleados públicos, y monotributista social
El segundo puesto en la tabla de aumentos le correspondió al siempre activo sector público, con 32.700 posiciones, las cuales se vinculan con el crecimiento vegetativo del personal de educación, salud y servicio de policía, principalmente.

El tercer lugar lo ocupó los inscriptos como Monotributista Social, trabajadores en situación de vulnerabilidad socioeconómica, con otros 32.000 personas.

EL número de empleados en casa de familia registrados se incrementó en 11.000 personas.

Mientras que el último lugar de suba le correspondió a los asalariados en el sector privado con apenas 5.100 puestos.

Por Daniel Sticco