Los rubros que impulsaron la suba de 1,4% en junio del IPC tradicional, que comprende al Área Metropolitana de Buenos Aires (Ciudad y principales aglomerados de la provincia) fueron Vivienda, Agua, Electricidad y Gas; y Recreación y Cultura 3%; mientras que en el total del país el aumento más marcado fue Esparcimiento 2,3%, y Gastos del Hogar se encareció 1,8%, por la menor influencia de los ajustes de las tarifas de servicios públicos.

Las mediciones privadas esperaban una variación promedio para el AMBA de 1,3%. De ahí que una vez más el índice oficial registró una realidad algo peor para el poder de compra de los salarios.

También una vez más el Indec midió un aumento mayor de la Inflación Núcleo, la que no está afectada por las variaciones estacionales ni por las decisiones de política económica o “precios administrados” por arriba de la variación general: 1,3% para el total país y 1,5% para el GBA.

En el otro extremo, los menores incrementos de precios se anotaron, tanto en el AMBA, como en el promedio nacional de seis regiones: GBA. Pampeana, Noreste, Noroeste, Cuyo y Patagónica, en Bebidas Alcohólicas y Tabaco 0,5% y 0,7%, respectivamente; Prendas de Vestir 0,6% y 0,9%; y Transporte 0,3% y 0,7 por ciento.
El nuevo Indec, luego de la larga intervención que hizo el gobierno anterior, a través de la Secretaría de Comercio, bajo las órdenes de Guillermo Moreno, ha rediseñado la estrategia metodológica de elaboración del Índice de Precios al Consumidor (IPC-GBA), que comenzó a difundirse a partir de junio de 2016; y ahora dio un paso más con la elaboración de un Índice de Precios al Consumidor Nacional que mide la variación de los valores de venta al público de bienes y servicios en 39 ciudades del país, los cuales desagrega en nuevos capítulos para adecuarlo a normas internacionales de estadística.
Al cabo de la primera mitad del año la inflación acumuló 11,8% a nivel país y 12% en GBA, y mostró una baja dispersión regional, donde en los extremos se ubicó el área Pampeana 11,4% y el Noroeste 12,7 por ciento.

Los índices de precios al consumidor miden la variación de precios de los bienes y servicios representativos del gasto de consumo de los hogares residentes en la zona seleccionada en comparación con los precios vigentes en el año base.
DESACELERACIÓN DE LA TASA INTERANUAL

El Indec no pudo completar la serie desagregada por región de los pasados 12 meses. De ahí que en ese caso, sólo pudo calcular la variación para el Área Metropolitana de Buenos Aires: 21,9%, fue la más baja desde 2009.

En ese caso se trata del cotejo de la medición oficial con la que en la época de la intervención de hecho del organismo por el secretario de Comercio difundían los legisladores de la oposición, que más que duplicaba la que comunicaba el Indec: 10,7 por ciento.

Fue la sexta desaceleración consecutiva, tras el pico del 39,7% que arrojó en diciembre de 2016 la variación del índice combinado oficial y Congreso; más aún respecto del “pico” del 46% que promedió el consenso de las consultoras privadas en julio de 2016.