El Indec registró la llegada de 198.600 extranjeros y la salida de 342.900 residentes. En divisas, el Banco Central registró un déficit de USD 903 millones

Desde enero de 2015, cuando claramente la Argentina había vuelto a ingresar en la senda del atraso cambiario que tornó caros los bienes y servicios que produce la Argentina, y, en contrapartida, favoreció el poder de compra del peso en el resto del mundo, el balance del turismo internacional mantiene un claro desequilibrio, tanto en el ingreso de extranjeros respecto de la salidas de residentes, como también en el movimiento de divisas.

El Indec registró en marzo para el agregado del flujo de pasajeros por los aeropuertos internacionales de Ezeiza y Jorge Newbery sendos aumentos de 7,7% en las entradas, a 198.600 pasajeros provenientes del resto del mundo; y de 13,6% en las salidas, a 342.900 residentes. El resultado neto fue negativo en 144.300 personas, un 22,8% más que en el tercer mes del año anterior.

El saldo neto negativo en el flujo de personas ascendió en marzo a 343 mil personas, y poco más de un millón en el trimestre

Esta serie mostró que pese a la intensificación del atraso cambiario respecto de la variación de los precios internos, por segundo mes consecutivo se desaceleró el ritmo de aumento del déficit en personas, desde un pico de 52% en enero, a 28,7% en febrero y 22,8% en el último dato.

El agregado en la estadística oficial de los movimientos por el Aeropuerto
Internacional de Córdoba y el Puerto de Buenos Aires, no cambia la tendencia, sólo eleva el total de personas que entran y salen del país por vía aérea y marítima.

El primer trimestre cerró con un acotado avance de 2,4% en el ingreso de extranjeros, a 605.200 personas, aunque contrastó con la caída de 7,8% que había acusado en similar tramo del año anterior; mientras que las salidas se incrementaron 12,5%, a poco más de un millón de personas, aunque atenuaron el ritmo de crecimiento en comparación con 27,4% que experimentó en el primer cuarto de 2016, favorecido por el “precio de remate del dólar turista” en el último tramo del gobierno anterior.

El rojo en divisas acusó un ritmo de USD 12.000 millones al año

En la misma línea, el balance cambiario del Banco Central arrojó en marzo un rojo para la Argentina de poco más de USD 903 millones, como consecuencia de gastos de los extranjeros en el país de unos USD 217 millones y de unos USD 1.120 millones por parte de los residentes en el resto del mundo, incluye pasaje aéreo, alojamiento, y transporte terrestre.

El saldo neto en divisas fue el el trimestre negativo en USD 3.066 millones
Según esa fuente, en el tercer mes del año el gasto de los extranjeros se incrementó en unos USD 68 millones, mientras que el de los argentinos fuera del país creció en USD 315 millones.

Al cierre del primer trimestre de 2017 el balance cambiario del turismo fue negativo en USD 3.066 millones, un 38,6% superior al de un año antes. Alcanzó un ritmo equivalente a USD 12.000 millones al año, pero no afectó ni la política de acumulación de reservas del Banco Central, aunque contribuyó mínimamente a evitar un mayor atraso cambiario.

Por Daniel Sticco