El índice de producción industrial de la consultora Orlando Ferreres acusó en el último mes de 2017 una baja interanual de 2,2%; tras retroceder 1,8% en valores ajustados por estacionalidad en comparación con noviembre.

La consultora que dirige el economista Orlando Ferreres destaca que “el resultado de diciembre fue particularmente atípico con una contracción
superior al 2% influenciada por la caída en la producción de aceites, la
baja en la producción de insumos para la rama automotriz y el descenso en la elaboración de gaseosas, tres de las actividades de mayor ponderación en el índice”.

Sobre 12 grandes ramas de actividad, OJF detectó 5 con recesos leves en lo que respecta a la elaboración de productos farmacéuticos; químicos y bebidas, y muy marcados en plásticos, 15,4%; y alimentos, 19%; y 7 con aumentos, también moderados en tres rubros: refinerías de petróleo, textil y tabaco; más intensos en maquinaria y equipo, materiales para construcción y dos a ritmo de dos dígitos; metálica básica 13,3% y papel 23,8 por ciento.

El 2017 culminó con un incremento de la producción industrial del 1,4%, contrastando con la brusca caída evidenciada el año precedente, cuando cediera 4,1% de acuerdo con el IPI-OJF.

“La industria no ha sido un sector que se destacara, teniendo en consideración que el PBI agregado habría finalizado el 2017 con un crecimiento levemente por debajo del 3%. De manera general, el indicador ha sido arrastrado por la dinámica del rubro de Alimentos, Bebidas y Tabaco, que en base a nuestros registros finalizó el año pasado con una baja del 2%; en sentido opuesto se comportaron los segmentos de Minerales no Metálicos y Metálicas Básicas, los cuales exhibieron alzas en orden del 10%”, observaron los economistas del estudio privado.

 

De todas formas, el estudio privado espera para el nuevo año perspectivas más alentadores, “principalmente porque Brasil tendrá un crecimiento económico más robusto“.