En enero de 2018, de acuerdo a información preliminar, la actividad industrial se contrajo 0,6% en la comparación interanual, informó la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas.

“En el mes mostró un buen desempeño la producción siderúrgica, que avanzó 14% interanual, y la producción de minerales no metálicos, que creció 13% respecto a igual mes de 2017″, traccionados por la dinámica de la construcción.

La industria automotriz registró un marcado retroceso de 18,1%, debido a la adecuación de sus líneas de producción a los nuevos modelos y paradas parciales por vacaciones del personal.

La refinación de petróleo continúa en caída interanual.

Asimismo, se observó un buen resultado para la faena vacuna y la producción de bebidas.

En términos desestacionalizados, el IPI de enero retrocedió 1,1% respecto al mes anterior, pero al parecer no afectó a la actividad agregada, según el indicador anticipado de la Universidad Torcuato Di Tella.

Pérdida de fuerza

“La presente fase acumula 16 meses en los que la dinámica de crecimiento equivale al 3,1% anual. En julio de 2017 la producción ajustada por estacionalidad alcanzó el mayor registro de los últimos meses para luego alternar sucesivamente avances y retrocesos, deteriorando los indicadores que dan cuenta de la consolidación de la recuperación”, destaca el informe de FIEL.

Asimismo, el índice de difusión, que determina la proporción de sectores que se mantienen en la senda alcista, se ubicó en julio de 2017 en 68%, pero en enero descendió a 35 por ciento.

Concluye el informe de FIEL que “la recuperación de la actividad ha perdido dinámica y difusión sectorial. En perspectiva para los próximos meses, los sectores líderes en 2017 –minerales no metálicos y siderurgia–  volverán a mostrar un buen ritmo de crecimiento aunque más moderado”.