El ministro de Economía del Gobierno de la Ciudad, Martín Mura, y el subsecretario de Finanzas, Abel Semhan, lograron un hito no sólo para el distrito porteño, sino para el mercado financiero en su conjunto, porque en un día con muchas noticias positivas, como fueron los acuerdos que el Gobierno nacional selló con la mayoría de los gobernadores, por la reforma tributaria, y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, con los sindicatos, para avanzar con la propuesta de reforma laboral, pasaron la prueba de comenzar a convertir deuda en divisas por bonos en moneda nacional. Atrayeron en partes iguales a inversores locales, como internacionales.

En la licitación para canjear 9 títulos con vencimiento entre pocos meses y algo más de un año plazo en dólares, por un total de poco más de USD 400 millones, no sólo recibieron ofertas superiores al equivalente a USD 500 millones, a 10,25 años de plazo, en pesos a tasa Badlar (promedio de depósitos a plazo fijo por más de un millón) más 375 puntos públicos. “Equivale a una tasa de 26% anual”, precisó Semhan en diálogo con Infobae.

La mitad de la colocación se hizo en la plaza local  y la otra mitad en inversores internacionales que accedieron a comprar títulos en la moneda argentina.

De este modo, no sólo el Gobierno de la Ciudad empezó a cumplir con el mandato de la legislatura de cambiar el set de monedas en la estructura de la deuda para concentrarse en pesos “pasó de 67% en dólares y 33% en pesos, a 53% y 47%, respectivamente”, dijo el subsecretario de Finanzas, sino que además “se pudo testear el humor del mercado para canjear 9 títulos cortos en divisas por uno largo en pesos, a tasa variable”.

De ahí que “se espera que el resultado de la estrategia contagie al resto del mercado; y permitirá a la Ciudad a avanzar con el proceso de reconversión de deuda por un total equivalente a USD 1.500 millones en los próximos dos años, sin incrementar el monto neto, pero alargando el perfil de vencimientos”, agregó Semhan.

El apetito de los inversores por títulos de renta fija también se observó en la franja de renta variable, como las acciones, donde nuevamente el volumen de negocios se aproximó al equivalente USD 50 millones.