Con el explícito objetivo de “complementar el saneamiento financiero de las empresas”, la AFIP anunció la “liberación del cupo del actual plan permanente de pago”, el cual ofrecerá facilidades al contribuyente de acuerdo con el Sistema de Perfil de Riesgo”, dijo el director del organismo, Alberto Abad.

El nuevo régimen que de modo pleno comenzará a regir desde el 1 de noviembre, parte de un “plan puente fiscal” o de transición a partir del primero de agosto y hasta el 31 de octubre, un plan de facilidades de pago para las deudas impositivas comprendidas entre el primero de junio del 2016, hasta el 31 de mayo del 2017, con planes de 12 a 24 cuotas, a una tasa en torno al 21%  anual.

El director de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Alberto Abad, fundamentó la medida en conferencia de prensa en la que explicó que “percibimos una morosidad de entre $25.000 y $30.000 millones de deuda, que se originó luego de la moratoria” cerrada el 31 de mayo del año pasado”, como consecuencia del retraso de la reactivación de la economía, respecto de lo que esperaba el Gobierno.

“Los interesados tendrán 90 días para adherir a este Puente Fiscal, hasta que el primero de noviembre lancemos el nuevo plan Permanente”, dijo Abad, junto a su equipo de colaboradores y asesores más inmediatos.

Podrán ingresar al “Puente Fiscal” quienes tengan deudas de Aportes, Retenciones y Percepciones, y quienes también estén dentro de los Planes Permanentes Vigentes, con pagos en 12 cuotas.

El organismo instrumentará a través de una Resolución General que “quienes quieran regularizar sus deuda de IVA, Contribuciones, y Monotributo, el plan podrá llegar hasta las 24 cuotas”.

“Este Puente Fiscal les permitirá a las empresas refinanciar y liberar el cupo del actual Plan Permanente”, destacó Abad, pero detalló que para ingresar a él “habrá un análisis de la solvencia de quien pida este programa, también habrá un resguardo de deudas relevantes,  para no financiar a quienes con su accionar afectan las cuentas del Estado”.

También “se observará el Perfil de Riesgo del Contribuyente –SIPER- para premiar a quienes son regulares cumplidores, y sólo incurren en atrasos por causas claramente justificables por su rama de actividad”, dijo el titular de la AFIP.

Premio para los primeros

Quienes ingresen en los primeros 60 días de entrada en vigencia del plan deberán pagar el equivalente de la tasa de Plazo Fijo del Banco Nación a 180 días, hoy en 19% anual, más una sobre tasa de 2 puntos porcentuales en el caso de las Pymes y 4 puntos para el resto.

Quines ingresen en durante octubre, a la tasa del Banco Nación se le sumará 6 puntosen el caso de las Pymes y de 8 puntos para el resto.

Por ejemplo, para una deuda de $100.000, con el Plan Permanente se deben pagar seis cuotas de $17.642, o tres cuotas de $34.439, mientras que con el Puente Fiscal, para el primer caso, se pagan $5.000 de anticipo, con 24 cuotas de $ 4.825, o $5.000, con 12 cuotas de 8.791 pesos.

Quedan excluidas las deudas de IVA trimestral e IVAdiferido para las Pymes, Impuesto a los combustibles líquidos, deuda aduanera, e Impuesto al juego, junto a todo otro impuesto excluido en el Plan Permanente.