El flamante director de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Leandro Cuccioli, se refirió a la
estrategia que definió el organismo recaudador para cobrar la multimillonaria deuda que acumuló el
propietario de Oil Combustibles, Cristóbal López.
“Con Cristóbal López se va a presentar la apelación y se agregarán reclamos sobre los bienes de López,
Fabián de Sousa y Ricardo Echegaray, por daños a la sociedad por el hecho de no contar con esos
recursos”, indicó Cuccioli, reemplazante de Alberto Abad en la AFIP.
En una rueda de prensa en la sede del ente recaudador, a la que asistió Infobae, Cuccioli consideró que este
reclamo se habilita “en el marco de la acción penal”.

“Por tanto no solo se irá contra activos de las empresas sino también de los bienes personales”, subrayó el
director de AFIP. Asimismo, explicó que “el monto de la compensación se definirá al final del juicio cuando
el juez determine no sólo los daños patrimoniales, sino personales a la sociedad, por no haber contado el
Estado a tiempo con esos recursos”.
La AFIP apeló el fallo de la Sala I de la Cámara Federal que días atrás permitió la libertad del empresario
Cristóbal López y el cambio de acusación en su contra, en el marco de la causa por el no pago de $8.000
millones de impuestos, percibidos por la empresa a través del expendio de combustibles, pero nunca
liquidado a la AFIP.

Se estima que aquella deuda, actualizada por intereses y punitorios, asciende en la actualidad a unos 21.000
millones de pesos.
La presentación como querellante por parte del organismo fue hecha ante la Cámara Federal para que su fallo
sea revisado por la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal.

La decisión de liberar a los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa fue uno de los puntos de la
resolución de 110 páginas que llevaron las firmas de los miembros de la Sala I de la Cámara Federal de
Apelaciones, Jorge Ballesteros y Leopoldo Bruglia, junto a la de Eduardo Farah, de la Sala II, que intervino
para desempatar.
El fallo, además, confirmó los procesamientos de los empresarios y del ex titular de la AFIP, Ricardo
Echegaray, en tanto que recalificó las conductas que se les imputan, una decisión que los beneficia. El escrito
no ahorró críticas a la forma de investigación en el expediente y en los conexos, ni en la responsabilidad que
también le cabe a Echegaray como ex funcionario.