El Índice de Confianza del Consumidor que elabora Poliarquía Consulotres para el Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella cayó 3% con respecto a enero, pese a que se trata de un mes en el que comenzó a regir al sistema polimodal para el transporte público de pasajeros, y la temporada turística alcanzó picos históricos.

Sin embargo, el indicador refleja la heterogeneidad que mantiene la variación de la actividad económica, como el consumo de las familias, como mostraron los últimos indicadores oficiales y privados.

Entre los componentes del ICC, el subíndice de Situación Personal cayó 6% y el de Bienes Durables e Inmuebles subió 4,7%. Mientras que el subíndice de Situación Macroeconómica bajó 5,4%, siempre respecto al mes anterior.

En ese caso estaría gravitando el deterioro del poder de compra de los salarios por cuestiones estacionales, porque ya se absorbieron los efectos de los ajustes determinados en paritarias en el año anterior, y los nuevos si bien comenzaron a negociarse por algunos gremios, como comercio, docentes y bancarios, pocos se han cerrado, y la mayor parte se concentran entre marzo y julio.

En la distribución territorial, la confianza del consumidor de la UTDT aumentó 0,3% en el interior del país y bajó 5,2% en el Gran Buenos Aires; y 2,5% en Capital Federal, siempre respecto al mes anterior.

Mientras que por nivel de ingreso de la población el índice que marca el humor de las familias se deterioró 8,3% para el sector más alto, y repuntó 3% entre los encuestados con menores recursos.

En la comparación interanual, el índice muestra un incremento de 7,7%, focalizado en las expectativas de compra de bienes durables, como automotores e inmuebles; mientras que por el contrario disminuyó 1,9% en lo referente a la situación personal y  4,6% en lo referente a la percepción de la macroeconomía, como inflación, tipo de cambio y panorama laboral.