En noviembre la actividad en la construcción creció 21,6% en términos interanuales, con lo que alcanzó el máximo histórico de la serie ajustadas por estacionalidad. Acumuló nueve meses consecutivos en franca recuperación,  algo que no se registraba desde 11 años atrás.

La serie del Indec del Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) correspondiente a noviembre dio cuenta de el sector creció en los primeros 11 meses 12,6%, pero no alcanzó para revertir todo el efecto de la contracción del 13,1% que acusó en similar período del año anterior.

De modo más atenuado se movió el conjunto de las manufacturas. El Indec comunicó que  el Estimador Mensual Industrial (EMI) correspondiente a noviembre aumentó 3,5%, en contraste con un declive de 4,1% en igual mes de 2016.

De todas formas, resultó auspicioso que el sector anotara el séptimo incremento consecutivo, y que durante los primeros 11 meses del año creciera 1,9%, en línea con lo anticipado por las consultoras privadas, como FIEL y el OJF de Orlando Ferreres. Significó la mayor suba para ese período desde 2011.

Expectativas para el trimestre diciembre a febrero

Tanto en lo que respecta a la construcción, como a la actividad del conjunto de las manufactureras el Indec detectó un claro predominio de proyecciones optimistas por parte de los empresarios.

En el primer caso de la mano del impulso de la obra pública, y también de los emprendimientos privados; y en el segundo del efecto del crédito, que ahora se perfila con menor costo, por el relajamiento de la política de tasas de interés del Banco Central, y señales de consolidación de la recuperación de la economía brasileña.