Con notable retraso, el Gobierno nacional actualizó los datos de la deuda pública total, aunque manteniendo un
rezago promedio de más de un semestre porque ahora informó el nivel correspondiente a septiembre de
2017. En total, la deuda pública asciende a USD 302.843 millones si se excluyen los USD 2.865 millones que
aún no ingresaron a la oferta de canje de los bonos que fueron declarados en default a fines de 2001, y habrá
que esperar hasta, probablemente, junio para conocer el cierre del último año.
Del total de los compromisos acumulados por el conjunto del sector público nacional, provincial y municipal y
el Banco Central, USD 148.353 millones correspondían a acreedores externos, según comunicó el Indec en el
Informe del Balance de Pagos (subió a USD 170.161 millones al cierre de 2017); y USD 157.355 millones con
prestadores del mercado doméstico.

Nominalmente el nivel de la deuda pública es el más alto de la serie histórica, se duplicó en 12 años pese a
que en ese período se cancelaron los compromisos con el Fondo Monetario, por unos USD 10.000 millones, en
el verano de 2006; y en 2005, 2010 y 2016 se concretaron canjes de bonos en cesación de pagos que
provocaron un recorte nominal de unos USD 70.000 millones.
La explicación de semejante dinámica fue la necesidad de financiamiento de un déficit de las finanzas
públicas que excedió con creces las posibilidades de cobertura con emisión monetaria y el aumento a un nivel
récord de la presión tributarias.

 

 

Virtual estancamiento en términos reales

Y si bien en términos del PBI desde el cambio de Gobierno a fines de 2015 se elevó en menos de medio
punto porcentual, alcanzó la proporción más alta en ocho años, pese a que en ese período se lograron quitas
con el segundo canje de la deuda en default en 2010 y el acuerdo final en los tribunales de Nueva York en
2016,con 53,4% del producto.
Mientras que la representatividad de los compromisos acumulados con acreedores privados y organismos
internacionales, también se mantuvo en niveles cómodamente administrables, subió al 28,6% del PBI, la mayor
en una década.

En menos de dos años de gobierno de Cambiemos, la deuda pública se acrecentó en más de USD 65.000
millones, similar el crecimiento que se había registrado en el quinquenio previo, pero a diferencia del período
2010 a 2015 en que se agudizó el cierre de la economía y no se logró salir plenamente del default y cayó

drásticamente la tasa de inversión bruta interna, ahora el escenario es el opuesto.
De ahí que en el equipo económico confían en que gradualmente irán disminuyendo las necesidades de
financiamiento del Gobierno, porque se avanzará en la senda de reducción sostenida del déficit fiscal.
Acumulación de reservas
En tanto los técnicos del Banco Central resaltan que parte del aumento de la deuda pública tiene como
contrapartida el crecimiento de los activos en divisas de la autoridad monetaria.

 

Así, desde que asumió el Gobierno de Cambiemos mientras que el total de la deuda pública se elevó en unos
USD 65.000 millones, la acumulación de reservas fue de unos USD 25.000 millones, a USD 50.237 millones.

Y si bien como parte del anticipo del Plan Financiero de colocación de deuda neta para financiar el déficit fiscal
del corriente año ascendió a unos USD 22.000 millones, la posición de reservas acumula un incremento de USD
11.500 millones, pese a que la autoridad monetaria utilizó más de USD 1.850 millones para intervenir en el
mercado de cambios para que el dólar se sostenga en torno a $20,50 por unidad.