El equipo económico del Frente Renovador, encabezado por el diputado Marco Lavagna, junto a bloques de diputados del Partido Justicialista, Libres del Sur y el Partido Socialista, entre otros, informó que la inflación alcanzó 1,4% en noviembre, registrando un acumulado de 20,9% durante los primeros once meses de 2017 (1,7% de promedio mensual) y 22,9% en los pasados doce meses.

Se trató de la cuarta desaceleración del ritmo mensual de alza de precios, tras el pico anotado en julio, cuando la denominada inflación Congreso que reúne el conjunto de estimaciones privadas de inflación arrojó 2,1 por ciento.

También significó una notable “desinflación” como le gusta decir al presidente del Banco Central de la República Argentina, Federico Sturzenegger, en comparación con la suba de 1,9% de un año atrás. En ese momento, la tasa anual retrospectiva había ascendido a 43,3 por ciento.

Las principales subas del mes estuvieron explicadas por equipamiento y mantenimiento del hogar y transporte. En tanto, los alimentos subieron 1,3 por ciento.

Fuerte aceleración en diciembre

Pese a que en noviembre la inflación mostró el menor valor desde julio, el informe señala que “se espera un importante repunte para el último mes del año (pudiendo incluso llegar al 3%), traccionado principalmente por la suba anunciada en las tarifas de servicios públicos”, además del componente estacional del turismo y las fiestas de fin de año.

En tal sentido, tal como se viene mencionando en los últimos comunicados, y en función del dato del último mes del año, la inflación de 2017 finalizaría en torno de 24%-25%. Significaría una desaceleración del orden de 15 puntos porcentuales en comparación con el cierre del año anterior.

Por ende, agrega, “no sólo preocupa la fuerte suba mencionada de diciembre en sí misma, sino también por el traspaso de los mayores costos en el resto de los precios, y en consecuencia, por el efecto en la dinámica de la inflación del primer trimestre del 2018”.

Además, destacaron los legisladores que “con el nivel de inflación en 2017, este año el haber mínimo jubilatorio recuperaría sólo la mitad de lo perdido el año pasado, quedando todavía más de 3 puntos por debajo del poder adquisitivo que tenía en diciembre de 2015″.

El informe concluye que “cada vez más necesario abordar el problema inflacionario de manera integral, y no basándose únicamente en el manejo de las tasas de interés, que hasta el momento ha tenido más impacto en el pago de intereses de Lebacs y el carry trade que en los precios”.