En agosto la producción nacional de vehículos fue de 45.262 unidades, 18,6% más respecto de julio y 3,9% más al compararlo con el pobre desempeño de igual mes del año anterior, informó Adefa.

De este modo, el conjunto de las manufacturas logró sumar un nivel de actividad que acumuló 4 meses consecutivos de aumento respecto de igual tramo de 2016, pero muy lejos de acompañar la mayor dinámica que mantiene el mercado interno.

La razón es muy simple: las ventas que más crecen son las de unidades procedentes del resto del mundo, 38% respecto de agosto del año anterior, y también hacia el resto del mundo, en ese caso 6,7%. Por el contrario, las entregas a concesionarios de unidades salidas de las terminales locales volvieron a contraerse, ahora 8,9 p0r ciento.

“En agosto asistimos al cuarto mes consecutivo de crecimiento interanual, una tendencia de mejora que se refleja en las principales variables como producción, exportación y ventas mayoristas. De esta manera podemos continuar afirmando que, de ratificarse esta tendencia, concluiremos el año en positivo“, dijo Joachim Maier, presidente de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), y añadió que “este comportamiento se da luego de tres años, desde 2014 a 2016, con caídas principalmente en producción y exportación”.

La balanza comercial de agosto, en unidades fue deficitaria en 36.627 unidades, se acrecentó 60,8% respecto del desequilibrio negativo de un año antes.

Ocho meses con subibaja

En el acumulado de enero a agosto, el sector produjo 302.835 unidades, 0,8% menos respecto de los 305.296 vehículos que se fabricaron en igual período del año anterior.

Ese movimiento fue determinado por un mercado interno que contrajo la demanda de nacionales en 10,3%, mientras creció 43,2% la de importados, en tanto que las exportaciones repuntaron 10,6 por ciento.

El saldo del intercambio comercial en unidades fue negativo en 268.581 unidades, 67,2% más acentuado que en los primeros ocho meses del año previo.