La Encuesta de Expectativas Empresarias de variación de la nómina arrojó en febrero último un nuevo saldo
positivo, pero por cuarto período consecutivo se ubicó por debajo de un saldo neto de respuesta positivo del 8%
de los casos.
El informe mensual que se anticipó a la prensa, como todos los últimos miércoles de mes, al que tuvo acceso
Infobae, dio cuenta de que “la diferencia entre la proporción de empresas que espera aumentar sus
dotaciones y aquellas que esperan disminuirlas fue del 5,2%, producto de un 11% que proyecta incrementar
la dotación y un 5,7% que prevé disminuirla”.
Es una proporción modesta, aunque se mantuvo en el rango medio superior predominante en una serie de cinco
años.

Más allá de que los primeros meses del año resultan atípicos, y no se aconseja tomarlos como referencia para
definir si se está frente a un cambio de tendencia, no hay duda de que el “enfriamiento” del mercado de
trabajo se correlaciona con la tercera desaceleración consecutiva del ritmo de creación neta de puestos
registrados, tras alcanzar una tasa del 2% en septiembre y octubre de 2017 y ahora se atenuó a 1,7 por ciento.

Récord de puestos registrados

De todas formas, el Director General de Estadística del Ministerio de Trabajo, Ergasto Riva, resaltó que el nivel
de empleo formal medido por el Sistema Integrado Previsional Argentino alcanzó en enero último el segundo
nivel más alto de la serie histórica con 12,3 millones de personas.
Y agregó Riva: “En los últimos 12 meses se generaron 202 mil empleos netos; y 337 mil desde enero de 2016.

Semejante ritmo de creación de empleos en blancos, que se sumó a los generados en la informalidad, según la
última medición de la Encuesta Permanente de Hogares del Indec, fue clave para provocar, junto con la mejora
de los salarios, una apreciable disminución del nivel de pobreza.
De los 202 mil empleos netos creados en los últimos 12 meses, 111 mil correspondieron al sector privado,
principalmente asalariados privados con 73.400 personas, seguidos por los ocupados por el sector público que
creció en 53 mil y los monotributistas puros que sumaron en el período 47.800 emprendedores.

Aunque en términos relativos, los incrementos más marcados volvieron a concentrarse en los
Monotributistas sociales, inscriptos en calidad de una contraprestación por el cobro de un subsidio asistencial,
con 10,1%, seguido por 3,2% de los Monotributistas puros; 1,9% los trabajadores en casas particulares; 1,7% el
sector público y 1,2% los asalariados privados.

La Encuesta de Indicadores Laborales del Ministerio de Trabajo arrojó que para el conjunto de aglomerados
relevados un aumento del empleo formal del 1,2% respecto de un año antes, y una leve contracción de 0,1%
respecto del primer mes del año.
Una vez más la rama más dinámica es la de la construcción con suba del 7,7%; seguida de lejos por la franja de
los servicios comunales, sociales y personales 2,7%; y en menor medida el comercio 1,1% y los servicios
financieros 0,7 por ciento.

El comercio, con 1,2 millones de empleos asalariados, igualó el nivel del conjunto de la industria, los cuales
fueron superados únicamente por el agregado del sector público que sumó en enero 3,2 millones de personas.
Por tipo de empresa, la EIL registró que la franja más activa fue el de las Pymes, de 10 a 49 ocupados, con
un incremento de la nómina del 1,9%; seguida por las medianas y grandes, con más de 200 empleados, con
expansión del 0,9%. Por el contrario, declinó 0,2% el segmento intermedio.