El sector público neutralizó gran parte de la caída del empleo privado asalariado.
Sobre un total de 11.967.396 trabajadores registrados al cierre del octavo mes del año, de los casi 18 millones ocupados en todo el país, 6,14 millones de personas se desempeñaban en el ámbito privado en condición de asalariado; 3,11 millones lo hacían en el sector público y los casi 2,7 millones restantes se ocuparon en condición de monotributista, monotributista social, autónomos y trabajadores en casas particulares: encargados de edificios y empleados domésticos.

Así lo reveló un informe de la evolución de los trabajadores registrados elaborado por la Subsecretaría de Políticas, Estadísticas y Estudios Laborales del Ministerio de Trabajo.
El empleo independiente y como asalariados del sector público crecieron al ritmo de la disminución de la ocupación en relación de dependencia en el ámbito privado formal

Fue justamente en esos dos últimos segmentos donde el relevamiento de marras detectó la creación de 92.464 puestos que posibilitaron la neutralización de la baja de 92.458 posiciones asalariadas en el sector privado, concentrada en la rama de la construcción y la industria manufacturera.
El ranking de aumento de la ocupación por tipo de contratación y condición laboral fue liderado por:

1. Sector público asalariado 46.697;
2. Monotributistas 25.496;
3. Casas particulares 9.593;
4. Monotributista social 6.221;
5. Autónomos 4.445.

Cabe notar que si bien, casualmente, la suma de las subas y bajas en los últimos doce meses hasta agosto resultó casi igual, eso no significa que en el período el número de trabajadores que perdieron el empleo como asalariados privados fuera totalmente absorbido por el resto de las ocupaciones, ya que parte de las alzas se habría nutrido de empleos informales y de parte de la amplia legión de desocupados.

APRECIABLE CAMBIO DE TENDENCIA
“En agosto, el número de trabajadores registrados creció en 18 mil con respecto al mes anterior, fundamentalmente producto del aumento de 19 mil asalariados del sector privado y una disminución de los asalariados del sector público de 2.400″, detectó el informe de marras.
En términos desestacionalizados, dado que el empleo, como diversas actividades, tiene su estacionalidad de alzas y bajas, el aumento neto del mes se atenuó a 12 mil trabajadores registrados, número que representa una expansión mensual del 0,1 por ciento.

En valores nominales el empleo total registrado aumentó en 3 de los 4 meses pares de los pasados 8 y cayó en los 5 restantes. Pero ajustado por estacionalidad acumuló 7 meses en alza
“Al analizar la variación mensual por modalidad se advierte que el número de trabajadores del sector público prácticamente no se modifica (apenas 668 trabajadores más), mientras que el sector privado incorporó cerca de 10 mil trabajadores al empleo formal (0,1%). Las dos modalidades dentro del sector privado que presentan las mayores variaciones fueron los Asalariados del sector privado (5 mil) y los monotributistas (4.606)”, agregó el informe de Trabajo.

Y pese a que en los primeros diez meses un estudio privado sumó el despido de 177.000 personas, según denuncias de los sindicatos, principalmente de las ramas de la construcción, terminales automotrices, textiles y sector público nacional, provincial y municipal, todos registrados, el relevamiento del Ministerio de Trabajo sumó en ocho meses la creación neta 26.155 posiciones en todas las modalidades ocupacionales, a excepción de los asalariados del sector privado, que se contrajeron en 52.214. De ahí surgió que el aumento bruto de los empleos formales fue de poco más de 200 mil puestos, menos del 0,2 por ciento.
Las dos categorías de mayor crecimiento fueron los trabajadores inscriptos en el régimen de monotributo y los asalariados del sector público (un incremento de alrededor de 35 mil trabajadores en el primer caso y 25 mil en el segundo). También se incrementó la cantidad de monotributistas sociales y de trabajadores de casas particulares.

 

Por Daniel Sticco