En febrero el Indec registró 10 meses consecutivos de reactivación de la industria manufacturera en su conjunto, y
coronó un primer bimestre con aumento del 3,9% que contrastó con la baja del 3,5% que había mostrado un año
antes.
Semejante punto de giro de más de 7 puntos porcentuales aún no fue suficiente para que el sector se sumara los
principales generadores de empleos netos, sino que, por el contrario, mantuvo un sendero mínimamente
descendente.

Al parecer, la política dominante de los empresarios es mejorar la productividad laboral, como principal factor para
mejorar los bajos índices de competitividad con el resto del mundo.
Pero también, este actor no menor entre las actividades transables con el exterior, después del agro, espera que el
Gobierno y legisladores de la oposición para poder dar paso al tratamiento de reformas de una legislación
laboral que data de más de 40 años, para lanzarse a la creación de empleos acordes con los nuevos tiempos,
dominado por tecnologías que avanzan a una velocidad muy superior a la del pasado.

Sobre todo porque aún persiste una capacidad ociosa en el promedio de los establecimientos superior al 30%
que alienta más la suba de la intensidad laboral de los empleados, que la ampliación de puestos.
Expectativas para el trimestre marzo a mayo
La Encuesta Cualitativa Industrial del Indec que mide las expectativas de las firmas industriales para el próximo
trimestre, en comparación con similar período del año anterior arrojó un apreciable incremento del lado de la
demanda como de la oferta de productos manufacturados.
El saldo de respuesta entre las previsiones de crecimiento y de retracción fue en todos los casos ampliamente
positivo que, de cumplirse posibilitará completar 4 trimestres consecutivos con niveles superiores al ciclo previo.
Resultados salientes:
1. Demanda: La reactivación del mercado interno se proyecta más expansivo que las ventas al resto del mundo;
23,3% de los empresarios en el primer caso y 18,9% en el segundo.
2. Comercio exterior: Las previsiones arrojan la persistencia de un creciente saldo negativo; las exportaciones se
presupuestan en alza neta para 18,9% de los industriales; mientras que las importaciones de insumos crecerán
para 21,3% de los consultados.
3. Mercado de trabajo: El aumento neto esperado del empleo neto abarcará a sólo 4% de los consultados; en
tanto el incremento de las horas trabajadas comprenderá a 9,3% de las manufacturas.
4. Actividad fabril: El resultado neto de la Encuesta Cualitativa para el trimestre, medido por el uso de la
capacidad instalada que se ubicaba por debajo del 70%, fue expansivo en 10,2% de los empresarios.