Contrasta con el mejor humor que reflejan los constructores, según las expectativas que recibió el Indec

El último año fue claramente recesivo desde el lado de la actividad productiva y edilicia. El Indec midió sendas caídas acumuladas de 4,6% para el promedio del conjunto de las manufacturas y de 12,7% en el caso del agregado de la construcción pública y privada.

En ambos sectores el 2016 cerró con un ciclo largo de contracción ininterrumpida desde casi el inicio del año, completando un largo período que no se veía desde la crisis de 2012 a 2013 en la industria, y desde la depresión de fines de 2001 hasta fines del año siguiente en la construcción.

Punto de giro aún no muy claro

Las expectativas de cambio aún no aparecen en el caso de los industriales, mientras que entre los constructores, por el contrario, prevalece mayor entusiasmo, aunque eso ha sido una constante en el último semestre, pero luego no fue corroborado por los datos de actividad que midió el Indec.

El sondeo de opinión que hizo el organismo oficial de estadística entre los empresarios de la rama manufacturera para los primeros tres meses de 2017 en comparación con similar tramo del año previo, determinó un saldo positivo en lo que respecta a la demanda, tanto en el mercado interno, y algo más en materia de exportaciones, aunque reflejó una apreciable cautela.

Todos los indicadores vinculados con la producción fabril se mantienen en baja
De signo contrario, en cambio, en lo referente a todos los indicadores vinculados con la faz productiva, como la importación de insumos claves, la contratación de mano de obra y horas trabajadas, y en particular el uso esperado de la capacidad instalada.

Mejor se manifestaron las previsiones de los constructores, quienes desde agosto acusan una sostenida reincorporación de trabajadores registrados, aunque se habría interrumpido en diciembre, por la intención de algunos obreros de cobrar el subsidio por desempleo.

Tanto en lo referente a las empresas que se concentran en la actividad privada, como más aún los abocados a la obra pública, se vieron mejoras en los presupuestos de contratos a ejecutar, como de reincorporación de mano de obra y uso del crédito bancario para ejecutar los emprendimientos.

En esa línea, el Indec también detectó que la superficie a construir registrada por los permisos de edificación otorgados en una nómina representativa de 41 municipios, aumentó en diciembre 13,7% respecto del nivel de noviembre y 11,3% en comparación con un año antes, aunque fueron insuficientes para impedir que el último año concluyera con una caída acumulada de 5,3 por ciento.

Daniel Sticco