Un día después de que al Ministerio de Economía se le “escapara” un borrador con los supuestos macroeconómicos para lo que resta del año con una proyección de inflación de 42% a diciembre, la autoridad monetaria dio a conocer el resultados del Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) con una proyección para el cierre de 2018 de una tasa de “inflación nivel general de 40,3%”, subió 8,5 puntos porcentuales respecto del pronóstico previo.

Mientras que el pronóstico para el año próximo se elevó a 25,3%, también en línea con la nueva proyección que manejan “como supuesto de trabajo” los técnicos de Hacienda.

La particular coyuntura de alta inestabilidad cambiaria que caracteriza el comienzo de mes, con altos funcionarios del Gobierno en Washington en busca de ajustar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que se oficializó a mediados de junio, para adelantar los anticipos del organismo para cubrir todas las necesidades de financiamiento hasta el cierre de 20198, determinó que se redujera de más de 53 a 41 los informantes que comunicaron a la entidad las nuevas proyecciones macroeconómicas.

En la misma línea, los economistas del sector privado ajustaron a la baja el pronóstico de recesión para este año de apenas 0,3% un mes a atrás a 1,9% para todo 2018. Hacienda ajustó su proyección de trabajo a menos 2,4 por ciento.

La “buena noticia” que trajo el REM es que los analistas del mercado mostraron un alto consenso en considerar que el nivel del tipo de cambio actual en torno a $40 por dólar habría alcanzado un techo, dado que se prevé que suba a lo sumo un 5% en el que resta del año, a menos de $42, y se desclice unos seis puntos porcentuales menos que la inflación esperada para todo el año próximo.