Por Daniel Sticco

El organismo oficial de estadística estimó que en 2016 le generación de ingreso se originó en 52% en el trabajo en relación de dependencia; 40,3% en las contribuciones de los empleadores; 11,3% en el ingreso bruto mixto; y menos 3,6% en “otros impuestos netos de subsidios a la producción”; mientras que para el primer trimestre de 2017; mientras que para el primer trimestre esas proporciones se elevaron para el trabajo asalariado a 55,6%; y bajó a 35% el excedente mixto de explotación.
En comparación con un año atrás, los asalariados aumentaron su aporte a la generación de riqueza a precios básicos, antes de impuestos, en un punto porcentual, y en menor medido la parte empresaria o empleadora, 0,2 puntos porcentuales, mientras que los “impuestos netos de subsidios a la actividad” ahora restaron 2,8 puntos porcentuales, 8 décimas de puntos porcentuales menos, compatible con la política de reducción de los gravámenes a las exportaciones.
Los técnicos del Indec resaltan que este indicador, del cual no hizo una estimación restrospectiva, y que consideraron que no es comparable con series anteriores, “no es representativo del reparto de la riqueza, sino de la contribución a la generación del ingreso de la economía”, porque no incluye la participación del ingreso que perciben los jubilados y pensionados; los perceptores de subsidios, como la Asignación Universal por Hijo; y las rentas personales”.


Se trata de la participación en el Valor Agregado Bruto a precios básicos (Recursos), sin incluir el componente impositivo que tributa cada sector, por parte de cuatro componentes en la generación:

1) la Remuneración Total al Trabajo Asalariado, que se desagrega en la parte que percibe un empleado en valores brutos, en dinero o en especie inclusive, y las contribuciones al seguro social que deben realizar los empleadores, para el sistema de salud público y privado, y la caja de jubilaciones;

2) el componente de impuestos netos de subsidios a la producción, excepto los que gravan a subsidian a los productos, que las empresas residentes pueden recibir por su participación en la actividad productiva;

3) el Excedente de Explotación Bruto (empleadores), que es una medida del excedente o déficit devengado de los procesos de producción, sin considerar los intereses, rentas o gastos a pagar por los activos financieros, o activos no producidos recibidos en préstamo o arrendados; y

4) el Ingreso Mixto Bruto, que es el saldo contable de las empresas propiedad de los hogares no constituidas en sociedad, en las cuales el propietario o los miembros del grupo familiar aportan mano de obra no remunerada de una clase similar a la que podrían aportar trabajadores remunerados.
La Cuenta de Generación del Ingreso e Insumo de Mano de Obra que el Indec comenzó a difundir incluye el Informe de Estadísticas de Registros Laborales, y se alimenta de los datos de la Encuesta Permanente de Hogares, los censos de población, agropecuario y económicos, y los registros administrativos del sector público, como de los puestos de trabajo del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).
Puestos que superan a las personas

Destacan los técnicos del Indec que “en lo referente a la participación del trabajo, se consideran puestos, no personas, porque hay casos que participan como asalariados y cuenta propista, con diferente cantidad de horas de dedicación, por tanto el número de puestos supera al de personas empleadas”.

El informe de generación de ingreso determinó que en el primer trimestre de este año se registraron un total de 19,8 millones de puestos de trabajo, 0,3% más que en igual período de 2016.

De ese total, 15,05 millones correspondieron a puestos asalariados, 0,1% más que hace un año. Se desagregó en 10,6 millones de posiciones registradas, creció 0,3% en un año, y 4,5 millones eran no registrados, en ese caso bajaron 0,4 por ciento.

Mientras que los cuentapropistas sumaron 4,8 millones de puestos, aumentaron 1%, entre los que se cuentan pequeños comerciantes, monotributistas y profesionales.