La Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) en noviembre dio cuenta de la continuidad del proceso de recuperación de empleo formal -con aportes al sistema previsional-, en el cual la variación de los puestos asalariados registrados en empresas de más de 10 personas ocupadas contempló un crecimiento de 0,4% respecto de octubre. “Hay que remontarse hasta 2013 para encontrar, en la comparación de los meses de noviembre de los últimos años, un incremento mensual del empleo de igual magnitud que el verificado en la actualidad”, destaca el informe de la cartera laboral que encabeza Claudio Moroni.

Esta variación porcentual implica la incorporación de 11.400 personas en esa franja del mercado. “Se completa, de este modo, un año de crecimiento ininterrumpido del empleo. Así, en octubre de 2021, el segmento ocupacional del empleo asalariado registrado privado cuenta con 146 mil personas más que en octubre de 2020. En consecuencia, en los últimos doce meses se alcanzó a recuperar el 78% de los puestos de trabajo asalariados del sector privado perdidos durante los primeros meses de la pandemia (148 mil de un total de 188 mil empleos)”, sostiene el Ministerio de Trabajo.

Sin embargo, otra lectura de los datos oficiales muestra que aún un 22% de los ocupados en relación de dependencia fuera de la administración pública no logró recuperar el puesto perdido en el primer año de irrupción de la crisis sanitaria. Se trata de unas 40.000 personas.

Aunque la crisis laboral que arrastra la Argentina desde el inicio de la crisis de actividad, en el segundo trimestre de 2018, eleva a unos 385.000 el total de trabajadores que no volvieron a recuperar el puesto que tenían en aquel momento.

De ahí que el consenso de los economistas observa en sus informes a clientes que pese a la clara mejora de la actividad en 2021, aún la economía está lejos de haber ingresado en la senda del crecimiento, esto es superar el nivel previo al inicio del ciclo recesivo, en los primeros meses de 2018, cuando el gobierno de entonces debió acudir al auxilio financiero del Fondo Monetario Internacional.

De todas formas, la cartera laboral resalta que “los resultados en términos de la expansión del empleo asalariado registrado se prolongan hacia otras categorías ocupacionales, que también reafirman el contexto de recuperación de las condiciones laborales”.

En ese punto, el análisis oficial destaca que “en octubre último aumentó el empleo registrado del personal de casas particulares, seguramente favorecido por la reciente implementación del Programa Registradas, que tiene como objeto promover la formalización del sector”, aunque en comparación con el año previo la propia estadística del Sistema Integrado Previsional Argentino reveló una baja de 2.700 puestos.

Desagregación sectorial

Agrega Trabajo que en el caso de “Hoteles y restaurantes, a pesar de encontrarse en un nivel inferior a la prepandemia, mostró tasas de variación positivas durante los últimos cuatro meses”.

La Construcción, por su parte, acumula quince meses consecutivos con variaciones mensuales positivas. Con el crecimiento del 1,3% observado en octubre, el sector cuenta con un 1,1% más de empleo registrado que en febrero de 2020 (el mes previo a la irrupción de la pandemia).

Y según las expectativas de los empresarios que sondeó el Indec, para el trimestre en curso se prevén incorporaciones netas en 1 de cada 10 empleadores del sector privado y en casi 1 de cada 4 entre los que se concentran en la obra pública.

Por su parte, el empleo formal en la industria manufacturera se mantuvo estable en octubre 2021. Sin embargo, su nivel de empleo registrado se encuentra 2,7% por encima del verificado en febrero de 2020 y resulta similar al nivel que había en abril de 2019. “Al interior del sector las actividades que mostraron mayor recuperación en relación a febrero 2020 fueron: Química y petroquímica 5,8%, Metalmecánica 4,7%, Madera y muebles 4,5% y Automotores (4%)”, según la cartera laboral.

El relevamiento de expectativas del Indec arrojó también, como en la construcción, un saldo positivo para el trimestre diciembre 2021 – febrero 2022 para alrededor de 1 cada 16 empresas; y de aumento de la intensidad laboral en 1 de cada 12 establecimientos fabriles.

Para el trimestre en curso se prevén incorporaciones netas en 1 de cada 10 empleadores de las empresas constructoras abocadas a la obra privada y en casi 1 de cada 4 entre las que se concentran en contrataciones del Estado (EFE)

La variación positiva del empleo asalariado registrado se observó en once de las 24 jurisdicciones provinciales, destacándose Catamarca 1,6%, Neuquén 0,7%, Santiago del Estero 0,5%, La Rioja 0,5%, Santa Fe y San Luis 0,4%, en cada caso; y CABA y Córdoba, con una suba de 0,3% cada una, en todos los casos respecto del mes previo..

Mejora con el empleo en el sector público y monotributistas

Destaca el informe de Trabajo que “el número de personas con trabajo registrado en el sistema de seguridad social (incluyendo empleo asalariado público y privado, y trabajo autónomo y monotributista) había superado el nivel previo al comienzo de la pandemia en el mayo 2021. De hecho, en octubre 2021 el número total de personas con trabajos formales es un 2% mayor al verificado en febrero de 2020, justo antes de la irrupción de la pandemia (porcentaje que implica 239 mil personas más con aportes a la seguridad social.

Para el corto plazo las previsiones de los empresarios arrojaron la continuidad de un modesto repunte de los puestos netos a contratar: “en noviembre de 2021, según la información relevada por la Encuesta de Indicadores Laborales, las expectativas netas de las empresas con relación a la contratación de personal para los próximos tres meses continúan resultando positivas, alcanzado al 3,9% de los consultados”.

Este indicador, surge de la diferencia entre la proporción de empresas que esperan aumentar sus dotaciones (5,2% del total) y aquellas que esperan disminuirla (1,3 por ciento).