La Encuesta Permanente de Hogares del Indec registró al cierre de 2016 un desempleo del 7,6% de la oferta laboral. Los ocupados por tiempo parcial representaron el 10,3% del total

Las estadísticas del mercado de trabajo hace tiempo que perdieron continuidad metodológica y, fundamentalmente informativa, y por tanto, no permiten hacer comparaciones retrospectivas de largo plazo.

Primero fue el gobierno kirchnerista que decidió ignorar la historia de más de 30 años y reinició la serie de empleo y desempleo urbano en 2004.

Ahora fue Cambiemos, que amparado en el “Apagón Estadístico” para el último trimestre de 2015 y primero de 2016, comenzó a informar los datos resultantes de la Encuesta Permanente de Hogares de oferta y demanda laboral y desempleo, a partir del segundo trimestre de 2016.
La fotografía que sacó el Indec al mercado laboral al cierre de 2016, a través de la consulta trimestral de campo a los 31 aglomerados urbanos del país, con una población estimada de 27,3 millones de personas, arrojó que la tasa de desempleo se ubicó en 7,6% de la población económicamente activa.

De ahí surgió un total de 937 mil personas sin trabajo en el área muestral, pero se eleva poco más de 1,5 millón de personas si se proyecta a la población total del país, de unas 43,6 millones de personas, de la cual participan del mercado de trabajo 19,5 millones, pero se ocupan, en blanco y negro, unos 18 millones de habitantes.

La proyección del desempleo al total país arrojó unas 1,5 millón de personas que hicieron búsquedas pero que no encontraron un puesto rentado
Aclara el Indec que de los 31 aglomerados urbanos relevados en 10 “la cobertura geográfica está en revisión de su complejidad espacial y sujeta a verificación cartográfica”. Son los casos de los Partidos del Gran Buenos Aires; Gran Mendoza; Gran San Juan; Gran Resistencia; La Rioja; Santiago del Estero-La Banda; Concordia; Gran Paraná; San Nicolás-Villa Constitución;y Rawson-Trelew.

Adicionalmente al total de desocupados, el organismo oficial de estadística, conducido por Jorge Todesca, estimó que la subocupación, entendida por la proporción de la oferta de trabajadores que buscaron activamente una ocupación pero que no lograron emplearse más de 35 horas por semana, pese a que deseaban hacerlo por más tiempo, fue del 10,3%, equivalieron a unas 2 millones de personas.

La subocupación afecta unos 2 millones de trabajadores
Por tanto, el universo con insatisfacción laboral relevante involucró a unas 3,5 millones de trabajadores.

Pero además, el Indec dio cuenta que del total de ocupados, que a nivel nacional se puede estimar en unas 18 millones de personas, de las cuales poco más de 12 millones estaban registrados en el Sistema Integrado Previsional Argentino, 14,6% se manifestó “demandantes de empleo”, es decir que se encontraba haciendo búsquedas de un puesto mejor, tanto en remuneración, como en especialidad más acorde a sus deseos que a sus necesidades. Se trata de unas 2,6 millones de personas.

Los ocupados que buscaban cambiar de trabajo sumaron unas 2,6 millones de personas
Mientras que entre los subocupados, 7,2% del total empleado aspiraba a cambiar de trabajo.

 

Por Daniel Sticco