La nueva administración de la AFIP, y siguiendo los criterios del Gobierno nacional, avanza con el proceso de simplificar los trámites y exigencias impositivas a los ciudadanos.

En esa línea, el titular del organismo dijo en un encuentro con la prensa en el que participó Infobae, mientras se oían los estruendos y proclamas  en la Plaza de Mayo, e internamente, personal sindicalizado militante del organismo pegaba pancartas en las puertas de las oficinas de la AFIP en repudio “al ajuste que anunció el Gobierno”, que se dio un paso más en la simplificación del régimen para los monotributistas, a saber:

* Recategorización: hasta mayo regían tres actualizaciones, era cuatrimestral, ahora pasó a ser semestral, en julio y enero para los que deben hacer modificaciones, y se extiende hasta dos meses más para los que deben solo confirmar su situación, por mantenerse dentro del rango de facturación anual.

* Precio Unitario de Venta: Se elevó el máximo de precio de venta por producto de $2.500 a $15.000, para poder estar inscripto en Régimen Simplificado a quienes dentro de los parámetros máximos de facturación anual,  $1.344.065, por entender que de ese modo se favorece a los pequeños comerciantes, que de otro modo debían tributar en el Régimen General de IVA y Ganancias.

* Categoríás máximas I, J, K: Los inscriptos en esas escalas porque se dedican a la venta de cosas muebles y facturan más de un millón de pesos,  hasta un máximo de $1.344.065 dejarán de estar obligados de registrar empleados en su actividad.

* Sociedades de hecho y sucesiones indivisas: A partir de  junio dejarán de estar en el Régimen de Monotributo, y deberán definir en que condición se inscriben en la AFIP, IVA Exento, Responsable Inscripto, etc.. Transitoriamente el organismo comunicó que los excluirá del sistema, pero  inicialmente no los pasará al Régimen General.

Ataque a la evasión y la informalidad

Con estos cambios, destacó el titular de la AFIP, Leandro Cuccioli, que “el organismo avanza en la simplificación del régimen impositivo, para que más ciudadanos puedan inscribirse y reducir el nivel de informalidad y evasión”.

En esa línea, agregó el Administrador Federal de Ingresos Públicos que su “gestión está focalizada en continuar con la tarea de modernización del organismo, para adaptarlo a las nuevas tecnologías y tendencias, con programas de adecuación de estructuras y capacitación de personal, que se caracteriza por su alto nivel de especialización, que en algunos casos se logra en un proceso de 15 años y que explica la alta edad promedio de la nómina, unos 49 años”.

En esa línea, ante la consulta de Infobae, Leandro Cuccioli avaló la “continuidad del régimen de incentivos monetarios que tiene el personal del organismo, el cual dijo que rige desde 1933, y se revisó por un decreto-Ley en 2001, para alcanzar las metas de recaudación, fiscalización y reducción de la informalidad”. Sobre todo, agregó porque “también es práctica en muchos países y también en parte del sector privado.