El Indec midió para febrero una tasa de 1,7% en los dos casos respecto de febrero. Singular dispersión en las tasas anuales

A 15 meses de Gobierno, los efectos de arrastre y el gradualismo de la política de reducción de la inflación y del déficit fiscal determina que el promedio de precios de la economía mantenga una singular distancia, tanto en lo que respecta a las variaciones mes a mes como más aún, en comparación con un año antes.

Las semana anterior el Indec informó que la inflación, a nivel consumidor, ascendió a 2,5%, por el efecto de las autorizaciones de aumento de diversos precios regulados. Ahora, comunicó que el Índice de Precios al Por Mayor, como el Costo de Construcción, se elevó 1,7% en cada caso; mientras que el Gobierno de la Ciudad estimó que el metro cuadrado de construcción se incrementó sólo 0,7 por ciento.

La inflación está afectada por la suba de tarifas; los precios mayoristas por la estabilidad del tipo de cambio y el costo de construcción por la suba de salarios y energía

La brecha de variación de precios fue más notable en el cotejo con los niveles que registraban un año antes: entre 29 y 34%, para el caso de la inflación combinada de las variaciones de las consultoras privadas con las del Indec; 32,8% en el costo de construcción y 21,6% en los precios mayoristas.

Una explicación de semejantes brechas se explica porque mientras en el Índice de Precios al Consumidor tiene un singular peso los cambios en los cuadros tarifarios de los servicios públicos y otros precios regulados de servicios y bienes privados; en construcción gravita el componente de la variación de los salarios en un gremio fuerte; y en los mayoristas, el efecto de la variación del tipo de cambio.

En el IPC, la necesidad de acortar los subsidios, para comenzar a cerrar el desequilibrio de las finanzas públicas y de devolver capacidad económica a las empresas, determinó subas varias veces mayor al índice general de precios.

En construcción, a los aumentos acordados en paritarias, que determinaron una suba entre extremos del 38,8%, se le agregó el impacto en gastos generales del incremento de las tarifas eléctricas, que dispararon la variación interanual del rubro a casi 51 por ciento.

Aunque en la Ciudad, la Dirección de Estadística y Censos midió una suba del costo de construcción de 26,5% en los últimos doce meses, con un desagregado de 18,5% en materiales; 39,2% en mano de obra y 18,4% en gastos generales.
Mientras que en los mayoristas, la deflación del tipo de cambio, el nivel de febrero se ubicó por debajo del que tenía un año abajo, posibilitó una brusca desaceleración de la tasa de aumento interanual a menos de 22 por ciento.

Por Daniel Sticco