Con el uso más intensivo de la última tecnología en el Ministerio de Trabajo, encabezado por Jorge Triaca,
se prevé que no sólo se facilitará el acceso a los procesos administrativos vinculados al registro de empleados
por parte de las empresas, en particular las altas y bajas que genera el ciclo de los negocios, sino también la
inspección del trabajo y de la seguridad social con criterios que contribuirán a elevar sensiblemente el
resultado de la fiscalización.
Desde ahora, “los empleadores pueden notificarse ingresando a la Ventanilla Electrónica de AFIP mediante su
clave fiscal. Esta comunicación informática de los actos administrativos no sólo permitirá optimizar los tiempos
procesales, sino que también subsanará los problemas de dilación y brindará mayor seguridad jurídica en un
marco de plena transparencia”, informó Trabajo.
De esta manera, se realiza lo dispuesto en la Resolución General Conjunta 4020-E entre el Ministerio de
Trabajo, Empleo y Seguridad Social y la Administración Federal de Ingresos Públicos.

Eficiencia administrativa para detectar irregularidades

Se trata de una nueva posibilidad de gestionar los procesos de fiscalización y regularización llevados a cabo por
la cartera laboral que, se asegura, “va en sintonía con el Plan de Modernización del Estado, facilitando así la
interacción entre la ciudadanía y la Administración Pública”.

Asimismo, el fortalecimiento de la estructura tecnológica permitirá ahorrar costos administrativos y tenderá a la
sustentabilidad, ya que se prevé se dejarán de consumir unas 3.600 hojas por día de papel tamaño carta.
Resultados que se busca potenciar
La cartera laboral comunicó que “con el Plan Nacional de Regularización del Trabajo (PNRT) del Ministerio
de Trabajo, en 2017 se relevaron 183.746 establecimientos y 381.364 trabajadores, detectándose que 116.520
de ellos, más del 30%, no estaban debidamente registrados. Se formalizaron 61.201 personas en sus empleos
gracias a estas acciones de fiscalización”.
Pero con la nueva medida, a las que sumarán otras en los próximos días focalizadas en mayor uso de
inteligencia tecnológica para presumir la existencia de informalidad laboral, con cruces de datos de facturación,
compra de insumos y personal registrado, y los correspondientes al promedio de cada sector y actividad.

En Trabajo estiman que “esas acciones permitirán más que duplicar la detección de empleo en negro, de un
30% logrado en 2017 a más del 70%; y también la aceleración del proceso de regularización del personal no
registrado debidamente”.
A partir de estas mejoras en el proceso administrativo, se espera elevar estas cifras y el porcentaje de eficacia
de las acciones de PNRT, repercutiendo positivamente sobre el nivel de la formalidad laboral.