La Dirección General de Estadística y Censos del ministerio de Hacienda del gobierno de la ciudad valuó la Canasta Básica Total de consumo de una familia tipo, integrada por dos adultos y dos menores, con vivienda propia en 15.388,83 pesos.

Acusó sendos aumentos de 0,9% en comparación con la medición de mayo y de 21% respecto de junio de 2016. En ambos casos las variaciones fueron inferiores a la tasa de inflación de CABA, porque los mayores aumentos de precios se localizaron en los bienes y servicios no esenciales.
De acuerdo con ese cálculo, en junio una familia promedio del distrito necesitó reunir $513 por día, por todo concepto, trabajo y subsidios, para no caer en estado de pobreza.

Umbral de indigencia

Mientras que en el caso de la valuación de la Canasta Básica de Alimentos, que define el umbral de indigencia, la Dirección de Estadística de la ciudad registró en junio una deflación de 0,2%, a $7.478,52, para un hogar promedio de dos adultos en edad activa para el trabajo y dos menores.

En ese caso, el umbral de ingreso medio diario exigido para no caer en estado de indigencia debió ser en el último mes superior a 249 pesos.

En comparación con un año antes la CBA se encareció 18,6%, unos cuatro puntos porcentuales menos que la inflación que se observó en la capital de la Argentina.